El juez vuelve a interrogar a un ex empleado de Tito's tras ser detenido de nuevo por amenazas

Fachada de los juzgados de vía Alemania
EUROPA PRESS
Actualizado 24/03/2017 12:32:04 CET

PALMA DE MALLORCA, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

Cinco personas investigadas por el caso de corrupción en la Policía Local han sido citados a declarar a lo largo de esta mañana ante el titular del juzgado de instrucción 12, el juez Manuel Penalva.

Uno de ellos es un ex empleado de Tito's que ya pasó por los juzgados la semana pasada junto al director de la discoteca. Entonces fue puesto en libertad pero ha vuelto a ser detenido por amenazas a testigos de la causa, según sospechan los investigadores.

La Policía Nacional lo ha escoltado hasta los juzgados sobre las 09.00 horas tras la detención este jueves y en estos momentos todavía se encuentra en los calabozos de Vía Alemanía a la espera de declarar ante el juez.

En cuanto a los restantes, al menos dos son policías locales investigados. Uno de ellos es un antiguo jefe de la Patrulla Verde, Feliciano Franco, que aparece citado en el auto de prisión de Cursach por un testigo que relata una de las supuestas inspecciones para "machacar" a la competencia del grupo empresarial. Según el testigo, el policía investigado ordenó a otro agente tras un cacheo "que lo desnudara nuevamente" "porque no era posible que no le encontraran droga".

El exjefe de la Patrulla Verde estuvo en prisión por la causa de corrupción en el cuerpo y hace un año el juez lo dejó en libertad bajo fianza con medidas cautelares.

También han sido citados tres policías más investigados. Uno de ellos ha renunciado a acogerse a su derecho a no declarar y ha defendido su inocencia.

Otro es un agente de la Policía Local que se encuentra en prisión por el acoso homófobo a una compañera lesbiana y que ha rechazado declarar ante el juez.

La investigación está centrada en la presunta trama de corrupción urdida dentro de la Policía Local en forma de extorsiones a empresarios y realización de favores. Los investigadores apuntan a que la trama favorecía a los negocios del Grupo Cursach evitando realizar inspecciones, preavisando sobre las mismas cuando se producían y "machacando" a la competencia. Por todo ello, el empresario Bartolomé Cursach y el directivo de su empresa, Bartolomé Sbert, se encuentran en prisión preventiva y se les imputan más de 15 delitos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies