La jueza condena a la traductora marroquí Saida Saddouki por injurias graves contra el capitán de la Guardia Civil

Actualizado 15/11/2010 15:22:25 CET

La sentencia señala que no ha quedado acreditado que Del Amor pronunciase palabras de carácter ofensivo contra la acusada

PALMA DE MALLORCA, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

La magistrada del Juzgado de lo Penal número 1, Concepción Moncada, ha condenado a la intérprete marroquí Saida Saddouki al pago de 900 euros de multa y a indemnizar con 600 euros al capitán de la Guardia Civil Bartolomé del Amor, como autora de un delito de injurias graves con publicidad por haber denunciado un trato vejatorio por parte de Del Amor a sabiendas de la falsedad de sus declaraciones.

Se trata de una pena inferior a las solicitadas por la Fiscalía y la acusación particular, ejercida por el letrado Alberto García en representación de Del Amor, que pedían, respectivamente, 1.000 euros en concepto de responsabilidad civil y 1.440 de multa, así como 10.000 euros de indemnización y una multa de 2.520 euros.

La sentencia considera probado que el 27 de agosto de 2007 la traductora compareció en rueda de prensa para denunciar públicamente, "con ánimo de cercenar su crédito personal y perjudicando su dignidad y fama", el trato recibido por el capitán cuando acudió a él para trasladarse una queja sobre el comportamiento de un agente del Instituto Armado contra ella por hablar en catalán a su llegada a las instalaciones de la Benemérita.

En concreto, la inculpada afirmó en el acto que Del Amor le dijo "me parece vergonzoso que seas de otro país y defiendas un idioma que ni siquiera existe, porque unos se lo han inventado y encima vienes tú a defenderlo... lo que me faltaba, una mora catalanista, quieres el catalán, pues quédate con él. Sabes que aquí, en esta casa, no hay otra cosa que odiemos tanto como este maldito idioma y posturas como la tuya".

Sin embargo, la resolución considera que no ha quedado acreditado que el capitán pronunciara estas palabras como tampoco otras de carácter ofensivo o vejatorio hacia la acusada o la lengua catalana en la que se expresó. De hecho, el propio sargento del Instituto Armado ha asegurado de forma reiterada que en ningún momento realizó estas manifestaciones, por lo que decidió interponer una querella por un delito de injurias graves contra la traductora.

"SABÍA QUE ERA FALSO LO QUE DECÍA"

En sus fundamentos de derecho, la sentencia señala que durante la rueda de prensa celebrada en la Obra Cultural Balear (OCB) Saddouki imputa a Del Amor unos hechos "con la clara intención de influir en la opinión pública", y asevera que no fue veraz al emitir estas "graves imputaciones". "Es más, sabía que era falso lo que decía", subraya la jueza en base a las pruebas practicadas durante el juicio.

Además, recalca que la inculpada no ha aportado ninguna prueba para acreditar los hechos que denunció "más allá de recortes de prensa que se hacen eco de las disculpas del delegado del Gobierno en nombre de la Guardia Civil por el presunto abuso".

Este caso, que ha generado una gran expectación mediática y cuyo juicio fue suspendido en dos ocasiones, ha contado con el apoyo de la OCB hacia Sadouki, ya que hasta una quincena de miembros de la entidad acudieron a los Juzgados para expresar su respaldo a la traductora. Es más, esta asociación ha lamentado que Saddouki sufriese "maltratos e incultos" por hablar en catalán, y ha considerado "absolutamente ridícula, cobarde y esperpéntica" la actitud del delegado del Gobierno, Ramón Socías, ante "un caso de discriminación lingüística".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies