El jurado declara culpable de asesinato al acusado de matar en Palma a cuchilladas a su esposa Noura Hichou en 2006

Actualizado 09/04/2008 23:50:19 CET

El Ministerio Fiscal mantiene su petición de pena de prisión para el acusado, de 20 años de cárcel por el delito de asesinato

PALMA DE MALLORCA, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El jurado popular declaró hoy por unanimidad culpable de asesinato con alevosía al marido de la joven Noura Hichou, R.B. de 43 años de edad, al causarle la muerte usando "medios tendentes a asegurar el resultado de la misma y siendo consciente de ello" en una calle del barrio palmesano de Es Rafal tras asestarle varias cuchilladas en octubre de 2006 y tras quebrantar una orden de alejamiento.

Según la declaración del jurado dada a conocer a última hora de esta tarde, los componentes del mismo creen probado que hubo "intención de acabar con la vida" de Noura Hichou y, además, por unanimidad consideran a R.B. culpable de un delito de quebrantamiento de condena.

Por su parte, el Ministerio Fiscal y el resto de acusaciones particulares han mantenido su petición de pena de prisión para el acusado, de 20 años de cárcel por el delito de asesinato y un año de cárcel por el de quebrantamiento de condena. Mientras tanto, la defensa ha solicitado una pena de 17 años y seis meses por el delito de asesinato y 6 meses por el de quebrantamiento de condena.

Tras el veredicto del jurado y las peticiones del Ministerio Fiscal, las acusaciones particulares y la defensa, el Magistrado Presidente del Tribunal dictará sentencia en los próximos días. Durante el juicio, que se ha celebrado desde el pasado lunes en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Palma, R.B. reconoció que no tenía intención de matar a su esposa, con la que tuvo cuatro hijos, sino que tan sólo quería marcarle la cara con el cuchillo de 20 centímetros de hoja que portaba para defenderse de otras personas y todo debido a una supuesta infidelidad por parte ella, según declaró.

Asimismo, el acusado subrayó que en el momento del suceso no fue consciente de que había matado a su mujer, ya que pensó que no había herido de muerte a su pareja cuando la abandonó en la calle. Así, aseguró que en el momento de los hechos estaba "obcecado" y manifestó no recordar lo que hizo después del suceso.

La acusación pública solicitaba un total de 20 años de prisión por el delito de asesinato, 10 años de alejamiento de sus cuatro hijos y un año de prisión por el delito de quebrantamiento de condena, al tiempo que se solicitaba una indemnización de 100.000 euros para cada uno de sus cuatro hijos.

Acerca de los hechos y según el escrito de acusación, la Fiscalía expone que sobre las 15.00 horas del día uno de octubre de 2006, en las inmediaciones de la calle Eucalipto de Palma en el barrio de Es Rafal, el hombre acudió provisto de un cuchillo de 20 centímetros de hoja y, con la intención de acabar con la vida de su pareja, abordó a Noura Hichou de manera sorpresiva sin que ella se diera cuenta de sus verdaderas intenciones.

Según el fiscal, el procesado se abalanzó sobre ella y le asestó varias puñaladas que le causaron heridas en cuero cabelludo, cara, brazos y manos, al tiempo que le produjo cuatro heridas incisas en el tronco, que afectaron a sus órganos vitales. Tras producirse una hemorragia interna como consecuencia de las lesiones, la víctima falleció a las pocas horas debido a una situación de shock hipovolémico irreversible.

El juicio ha contado con acusación popular, ya que al tratarse de un caso de asesinato por violencia de género, la Ley y la Delegación Especial de Violencia de Género especifican que se actúe como acusación en representación del Estado.

Tras la constitución del jurado el pasado lunes, las partes pasaron a realizar su exposición de motivos, en las que el fiscal y la acusación trataron de demostrar que el asesinato se cometió con alevosía y que el hombre presuntamente abordó a la joven de manera sorpresiva, lo que no le dio la oportunidad de defenderse. En este juicio también ejerce la acusación un abogado de S'Institut, el organismo encargado de la custodia de los cuatro hijos que la mujer tenía con el procesado.

Durante el lunes y el martes, también declararon los distintos testigos del trágico suceso, así como los médicos y los policías que detuvieron al individuo y acudieron al lugar de los hechos, mientras que también se presentaron las pruebas de los peritos y las pruebas documentales.