Menos de la mitad de los ciudadanos de Baleares (42,5%) utiliza siempre el preservativo con parejas ocasionales

Directora general de Salud Pública, Margalida Buades
EP
Actualizado 20/10/2010 17:17:24 CET

En 2009, se realizaron 55.122 pruebas de detección del VIH en los centros de salud y otras 1.090 en el entorno no asistencial

PALMA DE MALLORCA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Menos de la mitad de los ciudadanos de Baleares (42,5 por ciento) utiliza siempre el preservativo en sus relaciones sexuales con parejas ocasionales, mientras que un 14 por ciento no lo usa nunca o casi nunca, según ha revelado la directora general de Salud Pública, Margalida Buades, quien ha destacado el hecho de que los hombres utilicen más el condón con parejas ocasionales (46 por ciento) que las mujeres (37 por ciento).

Por otro lado, ha subrayado que los homosexuales utilizan en mayor proporción el preservativo que los heterosexuales, concretamente, un 53 por ciento, frente a un 39 por ciento.

Buades también ha informado de que desde el 2003, se han registrado 947 nuevos diagnósticos de VIH en Baleares y, de ellos, el 59 por ciento fueron tardíos, lo que significa que los afectados desconocían que portaban esta enfermedad y, por tanto, pudieron contagiarla a otras personas, al tiempo que no tomaban la medicación necesaria.

La directora general de Salud Pública ha explicado que sólo durante el 2009, se realizaron 55.122 pruebas de detección del VIH en los centros del Servicio de Salud y otros 1.090 en el entorno no asistencial, como centros de atención a los drogodependientes, ALAS y Médicos del Mundo, concretamente, 655 en centros fijos y 435 en unidades móviles en la calle.

Buades ha recordado que el objetivo de estas pruebas gratuitas son "aumentar el diagnóstico precoz; incrementar la percepción de vulnerabilidad frente a la infección y sensibilizar de forma personalizada sobre las medidas de prevención y control del VIH".

Así, ha indicado que las personas que son susceptibles de hacerse la prueba del VIH son aquéllas que tienen una pareja estable y quieren dejar de utilizar el preservativo; las que hayan tenido prácticas de riesgo (relaciones sexuales con penetración sin preservativo con alguna persona con VIH o que no sabe si está infectada, o compartir material por inyectarse drogas); las personas que han sufrido alguna enfermedad de transmisión sexual, tuberculosis o hepatitis; y las mujeres embarazadas o las que quieran tener hijos.

Por otra parte, ha apuntado que el 60,8 por ciento de las personas que se hicieron la prueba en 2009 eran hombres y el 39,2 por ciento mujeres, mientras que el grupo de edad mayoritaria se sitúa en el rango de 30-39 años (34,3 por ciento), seguido del de menores de 25 años (26,2 por ciento), siento este último, mayoritario en el caso de las mujeres.

Mientras, el 76,9 por ciento de las personas que solicitaron realizarse la prueba eran españoles, frente al 21,2 por ciento de extranjeros. La mayoría de extranjeros eran sudamericanos (59,5 por ciento), seguidos de los ciudadanos del resto de Europa (18 por ciento); Europa del Este (9,5 por ciento) y norte de África (4 por ciento).

Respecto a la tendencia sexual, el 66 por ciento de las personas que se realizó la prueba de VIH se definió como heterosexual, un 15 por ciento homosexual y un 4 por ciento bisexual.