Nadal y otros cuatro acusados, citados el martes a una vista previa por el desvío de 60.000 euros a UM en el caso Minser

Miquel Nadal junto a su abogado
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 23/03/2018 18:58:13CET

La Fiscalía pide penas que suman 21 años de cárcel por contratos ficticios para malversar fondos públicos del Consell en 2006

PALMA DE MALLORCA, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ex vicepresidente del Consell de Mallorca, Miquel Nadal, y otros cuatro acusados están citados este martes a una vista previa en la Audiencia Provincial de Baleares por el desvío de 60.000 euros públicos hacia Unió Mallorquina mediante contratos ficticios, dentro del 'caso Minser'.

La vista previa se celebrará en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial a las 13.00 horas.

El fiscal imputa a Nadal y a otros cuatro acusados delitos de prevaricación administrativa, fraude a la administración y malversación de caudales públicos. Los hechos tuvieron lugar en 2006.

La Fiscalía pide seis años de prisión e inhabilitación absoluta por tiempo de diez años para Nadal, al que califica como autor de los hechos -mientras que considera al resto de acusados cooperadores necesarios-.

Así, para la secretaria general técnica de Vicepresidencia en el momento de los hechos, Eugenia Cañellas, y el Jefe de la Secretaría de Presidencia, Antonio Salom, pide cinco años y seis meses de prisión e inhabilitación durante nueve años.

En cuanto a los empresarios implicados -cotitulares de Minser Consulting, Inmogroup e Infocom-, Juan Carlos Escuer y Gabriel Ribas, la Fiscalía rebaja la pena a dos años de prisión e inhabilitación por tres años al apreciar la circunstancia atenuante de confesión, puesto que aportaron "datos importantes y relevantes para la investigación de los hechos".

Además, la Fiscalía incluye a la ya extinta Unió Mallorquina como responsable civil. Por ello, obliga a los acusados y a UM a indemnizar conjuntamente al Consell de Mallorca con los 60.000 presuntamente malversados.

CONTRATOS FICTICIOS

En su escrito de acusación, el Ministerio Público considera que los acusados "idearon, planificaron, desarrollaron y ejecutaron" un plan guiado "por el ánimo de lucro" para beneficiar a UM. El plan consistía en la adjudicación de contratos ficticios a empresarios afines para sustraer fondos públicos insulares con fines partidistas. A cambio, los empresarios serían retribuidos con futuros contratos públicos.

Según la Fiscalía, con esto querían beneficiar no sólo al partido sino también reforzar la figura de Miquel Nadal dentro de la organización política.

Para conseguirlo, según la versión del Fiscal, Nadal se concertó con los dos empresarios para adjudicarles dos contratos públicos por 30.000 euros cada uno. Este dinero, sin embargo, se dedicaría a contratar a través de estas empresas a personal para que trabajase para UM en la sede del partido, o a dar de alta a trabajadores ficticios para destinar su sueldo a UM.

Según la acusación pública, los contratos -realizados mediante la figura de negociado sin publicidad- se tramitaron obviando requisitos legales: por ejemplo, no se hizo la correspondiente consulta para la fijación de los precios y todas las empresas invitadas a participar estaban relacionadas.

Los supuestos contratos tenían por objeto realizar una investigación sobre los hábitos de lectura en niños y adolescentes y elaborar un informe de la instalación de indicadores exteriores informativos sobre inversiones y obras realizadas por el Consell.