Policías locales de 14 municipios de Mallorca realizarán controles de alcoholemia y venta ambulante durante este verano

Actualizado 03/07/2012 20:05:14 CET

PALMA DE MALLORCA, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Local de un total de 14 municipios del Norte, Sur y Este de Mallorca realizarán, durante este verano, controles de alcoholemia, de venta ambulante en las playas y en las zonas de peatones, así como de documentación de vehículos, con el objetivo de mejorar la seguridad pública de estas zonas.

Según ha informado la Dirección General de Interior, Emergencias y Justicia en un comunicado, estos controles tienen un carácter preventivo y disuasorio, y se iniciarán el próximo fin de semana, con los de alcoholemia.

La realización simultánea de estas actuaciones responde a un proyecto pionero que se realiza por primera vez en la comunidad, y que es el fruto del impulso que se ha hecho de los consejos de coordinación policial desde la Conselleria de Administraciones Públicas.

Concretamente, los agentes de los municipios que integran el consejo de la zona Norte son Alcúdia, Pollença, Muro, Santa Margalida y Sa Pobla. Además, los que se adherirán al Consejo de Coordinación del Sur y Este de Mallorca son Campos, Felanitx, Santanyi, Ses Salines, Manacor, Artà, Sant Llorenç des Cardassar, Son Servera y Capdepera.

Los policías realizarán estas actividades de manera conjunta y simultánea, siempre que sus características geográficas así lo permitan. Estas acciones las llevarán a cabo los miembros de las policías locales adscritos a cada municipio con la coordinación del Instituto de Seguridad Pública de las Islas Baleares (Ispib).

Estas acciones se enmarcan dentro las funciones que la resolución del conseller de Administraciones Publicas, Simón Gornés, que crea los consejos de coordinación de las policías locales, les atribuye, como es el diseño de políticas comunes de seguridad para favorecer el apoyo y la colaboración interpolicial entre los municipios que integran el consejo de coordinación.

Además, les asigna la previsión de las medidas que se deben adoptar ante hechos relevantes para la seguridad en los términos municipales implicados.