Revenga redactó un boceto para que el conde de Godó difundiese la compra de Pedralbes "como algo natural"

 

Revenga redactó un boceto para que el conde de Godó difundiese la compra de Pedralbes "como algo natural"

Actualizado 17/12/2013 22:44:03 CET

PALMA DE MALLORCA, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

El secretario personal de las Infantas, Carlos García Revenga, elaboró un boceto para pedir al conde de Godó, con motivo de la adquisición del conocido como palacete de Pedralbes por parte de los Duques de Palma, que difundiese esta operación inmobiliaria "como algo natural, con los riesgos de endeudarse que tienen las parejas jóvenes de hoy". Asimismo, planeaba en ella solicitarle que presentase como "una aportación positiva" el hecho de que el matrimonio fijase su residencia en Barcelona.

La nota, a la que ha tenido acceso Europa Press, ha sido ahora entregada por el exsocio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, al juez instructor del caso Nóos, junto a otros numerosos documentos y correos electrónicos. El escrito fue remitido el 15 de octubre de 2004 a través de un email por García Revenga al yerno del Rey Don Juan Carlos para que éste le diese su visto bueno. Éste, a su vez, lo reenvió a la Infanta Cristina.

En el boceto, García Revenga expone que "hace tiempo que venimos pensando sobre la oportunidad de que se instalen con carácter estable en Cataluña y en Barcelona", y añadía que "es un gesto de la Corona". Otra de las líneas que añadía para que pudieran ser así difundidas por Godó, propietario de La Vanguardia, era que "están integrados; ha sido una experiencia positiva hasta ahora". "La Infanta y su familia, como toda pareja, ha buscado una mejor instalación", abundaba.

Precisamente, dentro del sumario del caso Nóos figura el proyecto económico-financiero con el que contaban los Duques de cara a la adquisición de su inmueble: el documento revela el pago de letras mensuales de 14.500 euros, previa suscripción de una hipoteca de 2,3 millones de euros a treinta años. En concreto, las previsiones del matrimonio para la compra de la vivienda barcelonesa aparecen reflejadas en varios escritos que Urdangarin pidió enviar a un funcionario del Cuerpo Superior de Gestión Catastral, y que fueron entregadas a la causa por Torres.

El proyecto indicaba que el precio del inmueble ascendía a un total de 5,7 millones de euros, mientras que contemplaba obras de reforma por valor de 600.000, de modo que el coste global al que preveían hacer frente se elevaba a los 6,3 millones de euros. De este modo, para abonar el precio los Duques contaban, según los documentos, con los ahorros de los que disponían tanto la Infanta Cristina como Urdangarin por un total de 2,3 millones de euros, así como con la venta de un piso por 1,7 millones.

Entre los ahorros, el proyecto recoge la "donación" de 1,2 millones que el Rey entregó a su hija, los ahorros de la Infanta de 276.468 euros, los de su marido de 629.815, los 66.000 euros con los que la hija del Rey contaba en su cuenta corriente, los 57.000 de los que disponía Urdangarin, y los 80.000 que tenían depositados en su cuenta conjunta.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies