Sampol dice que la ONU es "parte interesada" en los conflictos internacionales y por ello "no colabora con la justicia"

Actualizado 25/11/2009 13:52:33 CET

PALMA DE MALLORCA, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Senador autonómico de Baleares, Pere Sampol, manifestó hoy que las Naciones Unidas son "parte interesada" en los conflictos internacionales y por ello "no colaboran con la justicia universal" ni demuestran intención alguna de investigar el genocidio ruandés.

Así se pronunció Sampol al ser preguntado por las acusaciones vertidas desde la ONU hacia la organización no gubernamental Fundació s'Olivar, con sede en Palma, y que ha impulsado la querella en la Audiencia Nacional contra varios funcionarios del actual régimen ruandés por estar implicados supuestamente el genocidio. La ONU acusa a esta organización, presidida por el mallorquín Joan Carrero, de haber colaborado con el Frente Democrático para la Liberación de Ruanda (FDLR), grupo armado ruandés que actúa en el país.

Para Sampol, las acusaciones sólo responden a la voluntad del organismo internacional de "desactivar" la querella que interpuso la ONG para denunciar el genocidio en Ruanda, y lamentó que se acuse a organizaciones que "tratan de esclarecer unos hechos tan graves", con el único fin de "tapar la verdad".

En este sentido, el senador autonómico remarcó que las Naciones Unidas "forman parte de grandes empresas que practican el pillaje en todo el mundo", y por ello, "no tiene ninguna capacidad de llevar la paz en los conflictos internacionales".

Sampol consideró que después de muchos años en los que el genocidio ruandés ha estado "dormido mediáticamente", la querella presentada por la Fundació s'Olivar ha "devuelto el conflicto a la actualidad" y es eso precisamente lo que "quiere evitar la ONU".

El organismo dirigido por Ban Ki-moon ha enviado sobre el terreno a un grupo de expertos que sostiene que dos activistas españoles, que han recibido financiación pública del Gobierno y del Ejecutivo de Baleares, han proporcionado "apoyo financiero, logístico y político a grupos armados", según publica hoy el diario 'Público'.

Estos activistas son Joan Casòliva, presidente de Amigos del Pueblo de Ruanda, la segunda organización a la que la ONU acusa de colaboracionista con grupos armados, y Joan Carrero, presidente de la Fundación S'Olivar. Carrero preside también el Forum Internacional para la Verdad y la Justicia en África de los Grandes Lagos, y defiende que las acusaciones de la ONU responden a un intento de "tapar" la tarea que está desarrollando la entidad en Ruanda.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies