El sector de los frutos secos, uno de los más amenazados por el declive de las abejas

Actualizado 10/05/2014 11:01:39 CET
Productos agrícolas que dependen de las abejas y otros que no
Foto: GREENPEACE

PALMA DE MALLORCA/BARCELONA, 10 May. (EUROPA PRESS) -

   La entidad ecologista Greenpeace ha presentado un informe en el que destaca que el declive de las abejas y de otros insectos amenaza a la producción de frutos secos en Baleares, con una vulnerabilidad del 64 por ciento, ya que, según resalta el estudio, la polinización es una labor "muchas veces desapercibida", aunque sin duda "fundamental".

   Asimismo, el informe 'Alimentos bajo amenaza' recuerda que numerosos organismos internacionales han alertado de que las poblaciones de estos insectos se encuentran en declive a nivel global y que, en el caso de España, el país es una potencia mundial en producción agrícola y de productos derivados como la miel y el polen.

   El análisis específico por comunidades revela que los sectores más amenazados son el sector frutícola de Asturias, con una vulnerabilidad del 68 por ciento, principalmente para la producción de manzanas y sidra, seguido de una vulnerabilidad del 64 por ciento para la producción de frutos secos en las Baleares y el 39 por ciento para el sector hortícola madrileño.

EN RIESGO 2.400 MILLONES

   El estudio alerta además de que el declive de las abejas y de otros insectos pone en riesgo los 2.400 millones de euros anuales que calcula que son resultado directo de su trabajo en el sector agrícola, dado que hasta el 70% de los principales cultivos de la agricultura española para consumo humano dependen de la polinización.

   El trabajo especifica que las cinco comunidades autónomas con mayor beneficio económico por la polinización son Andalucía, con 878 millones de euros, seguida de Cataluña --321 millones--, Murcia --249 millones--, Aragón --194 millones-- y Extremadura --183 millones--, y recuerda que España es el segundo productor mundial de almendras, el tercero de fresas y el cuarto de melocotones y nectarinas, cultivos que pertenecen a los sectores más vulnerables a la falta de polinización.

   El responsable de la campaña de Agricultura de Greenpeace, Luis Ferreirim, ha reclamado así planes específicos para salvaguardar las colmenas, como la prohibición de los 319 insecticidas que se han identificado como peligrosos para las abejas, así como incrementar hasta 7,6 millones de hectáreas --un tercio del total-- la superficie dedicada a la agricultura ecológica en España.

   Las abejas "son el termómetro de la naturaleza, nos están indicando que algo muy grave está pasando ahí", ha indicado Ferreirim, al apuntar que el sector apícola español registra mortandades de abejas de entre el 20% y el 40%, incluso superiores en algunas regiones, como es el caso de Galicia, donde Greenpeace asegura que hasta el 56% de las colonias ha desaparecido desde el año 2000.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies