Nuestra Señora del Rosario trata con éxito el segundo carcinoma odontogénico de células claras detectado en España

Actualizado 20/06/2009 17:26:40 CET

IBIZA, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Policlínica Nuestra Señora del Rosario trató con éxito el segundo caso de carcinoma odontogénico de células claras diagnosticado en España, y el número 54 de los detectados en todo el mundo. Se trata de uno de los cánceres de mandíbula más raros que existen y que ha podido tratarse en Ibiza gracias a la coordinación de los equipos médicos, la inversión tecnológica efectuada en la Policlínica y la experiencia del equipo de cirujanos maxilofaciales.

En el último Congreso Nacional de Cirugía Maxilofacial, celebrado en Bilbao, el doctor Carlos Miera presentó este caso "con gran expectación por parte de los especialistas de todo el país presentes en el mismo". Entre sus particularidades, concretó, no solamente se trata del segundo caso diagnosticado en España, el primero lo fue en 1986, sino que, además, en éste en concreto, el "óptimo" resultado se obtuvo con la utilización de tecnologías de última generación, como son la microcirugía, el transplante de hueso del mismo paciente, y la realización de prótesis a medida, "a través de tecnología aeroespacial en tres dimensiones".

Para Miera este caso pone de relevancia que la Policlínica Nuestra Señora del Rosario cuenta "con una cirugía muy avanzada que nada tiene que envidiar a hospitales de referencia de otras ciudades del país". Así, concretó, y a través de un convenio signado con la Sanidad Pública, podemos tratar al 100 por ciento de los pacientes de esta disciplina médica de las Pitiusas "con un equipo que destaca por su organización, formación, tecnología y experiencia".

Carlos Miera agregó que se atiende en Ibiza "sin listas de espera" actividades de cirugía menor, traumatología facial, cirugía reconstructiva, cirugía oncológica, como el caso arriba descrito, y una sección de cirugía estética. Y, además, recalcó la "importante y constante inversión en tecnología del Grupo Policlínica, lo que sin duda facilita nuestro trabajo en casos tan complicados como el comentado", apuntó.

El cirujano aseguró que ésta es la razón por la que el equipo con el que trabaja "es capaz de atender en verano entre 3 ó 4 casos diarios de fracturas múltiples faciales o de mandíbula", que se suman al trabajo diario, debido a la multiplicación por cuatro de la población durante la temporada y a los sucesos que esto genera. En hospitales de Madrid o Barcelona "no se ven tantos casos como aquí", aseguró.

Un equipo "muy bien entrenado y cohesionado", que responde ante estos hechos y que es capaz de tratarlos con éxito, se suma a un número muy significativo de casos oncológicos cada mes. Todo ello, concluyó, nos permiten hacer de esta disciplina "un trabajo muy gratificante".