Son Espases aplica la trombectomía mecánica a 170 pacientes con ictus para extraer coágulos cerebrales

Cirujanos, quirófano, médicos
PIXABAY
Publicado 29/10/2017 12:05:53CET

PALMA DE MALLORCA, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Universitario Son Espases ha aplicado la trombectomía mecánica a 170 pacientes con ictus isquémico para extraer coágulos cerebrales, una técnica implantada en diciembre de 2014 que permite extraer un trombo a los pacientes que sufren un infarto cerebral.

Mediante una punción en la ingle del paciente, se introduce un catéter en el que se inyecta un contraste que permite detectar con exactitud la arteria obstruida que provoca la falta de circulación en el cerebro, según ha explicado la Conselleria de Salud este domingo en un comunicado.

Durante el proceso, el catéter perfora y aspira el trombo, restableciendo la circulación normal de la sangre. Esta técnica de radiología intervencionista permite recanalizar la circulación de más del 90 por ciento de las arterias cerradas por un ictus.

Dicho tratamiento, aplicado a tiempo, favorece la rápida recuperación de los pacientes y que puedan abandonar el hospital por su propio pie.

Asimismo, los pacientes candidatos a recibir este tratamiento endovascular tienen que estar en el hospital en las primeras seis horas después del inicio de los síntomas, aunque el pronóstico neurológico es mejor cuanto antes llegue al centro para ser tratado.

MÁS DE QUINIENTOS PACIENTES CON ICTUS ATENDIDOS CADA AÑO

El Servicio de Neurología del Hospital Universitario Son Espases atiende cada año a más de quinientos pacientes.

En el año 2016, tres cuartas partes de ellos sufrieron un ictus isquémico (producido por la obstrucción de un vaso sanguíneo) y en uno de cada cinco casos se aplicó un tratamiento específico para conseguir la apertura del vaso obstruido.

Aunque afecta en una proporción más alta a los hombres que a las mujeres, el infarto cerebral es la primera causa de mortalidad entre las mujeres y la tercera entre los hombres.

DATOS EN BALEARES

Son datos similares a la media estatal, con los que se estima que una de cada seis personas sufrirá un ictus durante su vida. La pérdida de fuerza en medio cuerpo, la pérdida de visión o la dificultad para hablar y comprender son los síntomas principales del ictus.

Ante cualquiera de estos síntomas es importante llamar al 061, que está preparado para atender convenientemente estos casos y trasladar al paciente a un centro hospitalario, ha explicado la Conselleria.

De este modo, si se avisa a tiempo de aplicarle un tratamiento fibrinolítico, se activa el "código ictus", que permite poner en alerta no sólo a los profesionales del 061 sino también a los de urgencias del centro hospitalario, el neurólogo de guardia y todos los profesionales que participan en el proceso de diagnóstico y tratamiento.

Una vez que el paciente ha llegado al servicio de urgencias del hospital, se pone en marcha un equipo multidisciplinar liderado por el neurólogo de guardia, que valora rápidamente al paciente, realiza el diagnóstico y planifica el tratamiento.

Por último, en caso de un ictus isquémico, éste puede consistir en tratamientos como la fibrinólisis o la trombectomía mecánica.