UGT achaca las "malas cifras laborales" a las políticas de ajuste de Bauzá y Rajoy y a la falta de inversiones

Actualizado 03/07/2012 16:35:40 CET

PALMA DE MALLORCA, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Acción Sindical y Empleo de UGT, Manuel Pelarda, ha achacado las "malas cifras laborales" de Baleares a las consecuencias de la reforma laboral, los despidos en el sector público, las políticas de ajuste del presidente del Govern y del Ejecutivo central, José Ramón Bauzá, y Mariano Rajoy, respectivamente, la falta de inversiones y la bajada del consumo.

En un comunicado, Pelarda ha criticado que en Baleares el paro haya aumentado en junio en 5.753 personas con respecto al mismo mes de 2011 y que se hayan destruido 7.658 puestos de trabajo en el último año, tras analizar la información dada a conocer este martes por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Así, ha avisado de que sin la aplicación de políticas que estimulen el crecimiento económico, el archipiélago "no podrá levantar el vuelo y salir del agujero en el que se está hundiendo".

Por otro lado, ha señalado que el hecho de que Baleares sea en junio la Comunidad Autónoma en la que más desciende el paro, con 5.237 desempleados menos, se debe a su "fuerte y creciente" estacionalidad económica. Además, subraya que nueve de cada diez contratos formalizados en junio tenían carácter temporal.

"Mientras que el archipiélago tiene dos meses buenos en términos de empleo, durante el resto del año los datos nos son desfavorables si los comparamos con el resto de España", ha afirmado el secretario de Empleo de UGT.

Por otra parte, ha destacado que el comportamiento del mes de julio marcará si la "temporada turística se podrá salvar en términos de empleo". Sin embargo, en opinión de Pelarda, "no se ve luz al final del túnel", ya que Rajoy ha reclamado "más sacrificios a las Comunidades Autónomas".

Finalmente, Pelarda ha lamentado que la cifra real de desempleados en Baleares sea superior a las 77.277 personas registradas en el SOIB. "Muchos trabajadores de la construcción y extranjeros, cuando dejan de cobrar las prestaciones y al comprobar que los servicios públicos de empleo no les ofrecen formación, dejan de registrarse", ha concluido Pelarda.