UM no renuncia a Son Baco y dice que estudiará la enmienda del PP para legalizar el campo de golf

Actualizado 24/02/2009 19:33:02 CET

El Bloc acusa al PP de querer crear tensión en el Pacto, y el PSIB recuerda que estas infraestructuras no pueden ir acompañadas de oferta complementaria

PALMA DE MALLORCA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) - -

UM se resiste a renunciar a la construcción del campo de golf de Son Baco, en Campos, y una muestra de ello es que la formación ha dicho que "estudiará" la enmienda que el PP tiene previsto presentar al Decreto Ley de medidas urgentes para el impulso de la economía en Baleares, dirigida a legalizar esta infraestructura.

Así lo apuntó en los pasillos del Parlament el diputado del Grupo Mixto (UM), Josep Meliá, quien insistió en que es preciso buscar una solución global a la "problemática concreta" que tiene el municipio, sin descartar, entre otros posibles proyectos, el campo de golf que ha rechazado el Consell de Mallorca. "UM estudiará la enmienda cuando se presente, porque no conocemos ni el contenido de la misma", matizó.

En este punto, el diputado nacionalista negó que "por el momento" su partido haya mantenido algún encuentro con el PP para hablar de este asunto, al tiempo que sostuvo que el campo de golf no representa "ningún problema jurídico, dado que el Parlament tiene potestad para cambiar las leyes, sino que se trata más bien de un problema político", dijo.

NEGOCIACIONES CON TODOS LOS PARTIDOS

"Lo que quiere UM es abrir una negociación con todos los partidos para dar una solución al problema que tiene Campos, para que se hable de todos los proyectos que tiene sobre la mesa el Consistorio y, a partir de ahí, buscar una salida que cuente con el visto bueno de todos los grupos políticos", precisó al respecto.

Independientemente de que se incluya o no la autorización del campo de golf durante la tramitación parlamentaria del Decreto turístico como proyecto de ley, lo que quiere UM es que se puedan realizar las obras que están paralizadas en el municipio, con el objetivo es lograr que Campos tenga una "viabilidad económica y turística que le posibilite una estabilidad económica", expuso Melià.

Por su parte el diputado del PP, Francesc Fiol, defendió que su grupo piensa que durante la tramitación parlamentaria del decreto "podría encajar bien" una enmienda para resolver el tema de Son Baco, al tratase de una infraestructura que crearía puestos de trabajo y atraería turistas hacia Baleares, por lo que "como mínimo" debería ser discutido, afirmó.

Pese a ello, Fiol no avanzó ningún detalle sobre la redacción de la iniciativa dado que "primero deberá ser analizada en profundidad y comprobar su viabilidad", indicó. "Si consideramos que conviene presentar la enmienda la presentaremos, con independencia de que tenga el reconocimiento para ser aprobada o no", aseguró. Mientras tanto, los otros dos socios de gobierno, PSIB-PSOE y Bloc, coinciden en señalar que el compromiso del Pacto es impedir la creación de campos de golf con oferta complementaria.

El portavoz del Bloc per Mallorca, Biel Vicens, asegura que el asunto de Son Baco "está cerrado" porque cuenta con una licencia caducada, mientras que el portavoz socialista, Antoni Dieguez, recuerda que la mayoría de los mallorquines "está en contra de que se hagan más obras" en el municipio.

En este punto, Dieguez apuntó que el Parlament hace poco que aprobó una Ley en la que definían "los pasos que hay que seguir" para poder edificar un campo de golf. "El que cumpla los pasos que dice la norma, lo puede hacer sin ningún problema, por lo que no consideró muy adecuado utilizar la tramitación del decreto para presentar enmiendas", espectó al respecto.

El portavoz socialista matizó que otra cosa distinta son las urbanizaciones complementarias adosadas" y, en este punto, señaló que éstas no están permitidas por la ley hoy en día. "Si lo que más pesa es una urbanización, en lugar del campo de golf, se debe decir con claridad", dijo.

Con todo, Dieguez se mostró convencido de que UM no apoyará la enmienda anunciada por el PP "porque ello supondría apoyar que haya más urbanizaciones en Campos, y conllevaría la destrucción del importante valor que tiene preservado el municipio. No me cabe en la cabeza que lo quisieran destruir", apostilló.