Vicenç dice que no hay que ser alarmistas por un decreto del catalán que "se ajusta" al marco legal vigente

Actualizado 07/11/2008 16:26:25 CET

El conseller de Salud sostiene que el documento contempla "soluciones alternativas" para adaptarse a la demanda asistencial

PALMA DE MALLORCA, 7 Nov. (EUROPA PRESS) - -

El conseller de Salud y Consumo, Vicenç Thomàs, consideró hoy que no hay que crear "alarmismo" por la aplicación de un decreto que regula la exigencia del catalán al personal del Ib-Salut que se ajusta al marco legal que regula el uso de las lenguas oficiales de la Administración Pública de la comunidad autónoma.

Así lo expuso hoy el conseller del ramo en referencia a la concentración que tuvo lugar ayer en la que participaron más de 300 médicos y enfermeras en contra el decreto del Govern que establece el nivel de conocimiento de catalán necesario que debe acreditar el personal sanitario -médicos y enfermeras- y el resto de funcionarios para acceder a una plaza en la sanidad pública de Baleares.

Según Thomàs, se trata de "conjugar" el cumplimiento del ámbito legal con una realidad asistencial, por lo que se han previsto, dijo, "toda una serie de excepciones" para adaptarse a la demanda laboral. "Con tiempo y buena voluntad" se puede cumplir con los requisitos que marca el documento.

Al respecto, defendió que el borrador del Decreto "flexibiliza" el cumplimiento de la normativa lingüística, rebajando incluso el nivel exigido, al requerir un nivel B de catalán a médicos y enfermeras, mientras que al resto de funcionarios se les exige el C, y al posponer en dos años su aplicación. "A ningún médico se le va a exigir en las oposiciones de 2009 y 2010 ninguna prueba o certificado para acreditar el catalán", remarcó el conseller.

En cambio, el decreto será de aplicación inmediata para el resto de personal de la sanidad pública de Baleares, que deberá acreditar el nivel A de catalán.

El borrador del documento que ha elaborado el Govern entrará la semana que viene en periodo de tramitación administrativa, a fin de que el decreto puede ser efectivo después de Navidad. "Será entonces cuando el Consell Consultiu dirá si se puede aprobar la norma que se ha redactado en fase de proyecto", sostuvo.

EXCEPCIONES

El titular de la sanidad balear insistió en que se han establecido "soluciones alternativas" para que ningún profesional del servicio balear de salud sea "discriminado". En este sentido, explicó que el documento recoge excepciones a esta exigencia en función de la demanda laboral, y matizó que "cuando la prestación asistencial lo requiera, se puede eximir de los requisitos de estos conocimientos".

Por último, apuntó que está previsto poner en marcha toda una serie de ofertas de cursos de formación destinadas al personal sanitaria a fin de que pueden adquirir conocimientos de la lengua.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies