400 emigrantes pretendían alcanzar Italia en barco

Actualizado 05/12/2011 20:26:30 CET

TRÍPOLI, 5 Dic. (Reuters/EP) -

Las autoridades libias han interceptado un pesquero con entre 400 y 500 inmigrantes que pretendía alcanzar las costas italianas, un caso utilizado por el nuevo Gobierno para reiterar su compromiso con el control de la inmigración ilegal hacia Europa pese a lo limitado de sus medios tras meses de guerra civil. Sin embargo, los propios inmigrantes aseguran haber sido engañados y entregados a las autoridades tras pagar importantes cantidades de dinero por el trayecto.

"Es un fuerte mensaje para el mundo entero que habla de que la nueva Libia es completamente diferente", ha afirmado el ministro del Interior, Fawzi Abd al All, en rueda de prensa, antes de acusar al anterior régimen, liderado por Muamar Gadafi, de "chantajear" a los países occidentales amenazando con permitir una emigración africana masiva hacia Europa.

"Hoy nos enfrentamos a este problema de una forma diferente. La prueba es que ayer mismo fuimos capaces de impedir la emigración de más de 400 o 500 emigrantes. Creemos que se dirigían a Italia", ha explicado.

Poco después de la rueda de prensa los periodistas pudieron ver a varios cientos de emigrantes que estaban siendo retenidos en el puerto de Trípoli, sentados en el muelle y a pleno sol.

Algunos pudieron hablar brevemente con el corresponsal de la agencia de noticias Reuters y relataron que habían pagado más de 1.000 dólares (unos 740 euros) cada uno por el viaje. Sin embargo, tras zarpar, el capitán del buque no mostró en ningún momento intención de dirigirse hacia Europa, y muchos creen que les entregó directamente a las autoridades libias.

"Nos han engañado. Los libios", ha declarado Isaac Okyere, un joven de 27 años procedente de Ghana. "Nos entregaron directamente a la Marina", ha asegurado. Otro emigrante, el nigeriano Anthony Agiexeri, ha asegurado que el barco se dirigió directamente al puerto de Trípoli, donde fueron "interceptados" apenas 45 minutos después de zarpar.

Poco después de hablar con los periodistas los inmigrantes fueron embarcados en autobuses. Entonces llegó el viceministro del Interior, Omar Husein al Jadrawi, quien ha desmentido que se trate de un arreglo. "No, no es cierto", aseguró. Sin embargo, sí reconoció que el Ministerio había recibido información sobre el barco antes de que zarpara y que el capitán cooperó en la captura.