Unos 4.000 filipinos regresan a casa tras el cese de los enfrentamientos contra grupos yihadistas en Marawi

Marines filipinos junto a una mezquita en Marawi
ERIK DE CASTRO/REUTERS
Publicado 29/10/2017 18:25:42CET

MARAWI (FILIPINAS), 29 Oct. (Reuters/EP) -

Unas 4.000 personas han podido volver a sus casas en la ciudad filipina de Marawi tras terminar los enfrentamientos entre las fuerzas del Gobierno del presidente Rodrigo Duterte y milicias yihadistas, que se han saldado con la muerte de más de 1.100 personas y han obligado a huir de sus casas a unas 350.000.

Se calcula que unas 6.500 familias, de las 77.000 que se refugiaron en campamentos de evacuación o ciudades cercanas podrán regresar a sus casas durante la próxima semana, después de que el Gobierno anunciara esta semana la toma de los últimos reductos de los yihadistas en la ciudad.

Las bombas y enfrentamientos se han prolongado en Marawi durante 150 días y han destruido cientos de edificios. Una de las personas que ya han podido regresar es Ismail, imán de una mezquita cercana, cuya casa no fue destruida, pero sí ha sido saqueada en su ausencia. "Abrí la puerta y me quedé petrificado, pero aún así estoy feliz de estar en casa. Al menos nos queda algo, otros no tienen nada. Perdieron sus casas. Perdieron sus vidas", ha dicho.

Ismail huyó con su familia el 24 de mayo durante un tiroteo que se prolongó durante tres días a apenas 50 metros de su casa, cuando las fuerzas de seguridad intentaron asaltar el escondite del líder del grupo yihadista Abú Sayyaf, Isnilon Hapilon.

Sin embargo, Hapilon consiguió escapar y llamó a los insurgentes a levantarse en armas para tomar el control de Marawi, lo que desató la batalla urbana más grande en la historia reciente de Filipinas.

Otra de las personas que han podido volver a sus casas es Mitormar Goling, exfuncionario ya jubilado, cuya casa también había sido saqueada. Sentíamos que el suelo temblaba por los ataques aéreos. No sabíamos si el Ejército podía protegernos".

Goling se fue porque temía morir por los bombardeos o por el hambre si se quedaba. "Si no crees en su ideología, Estado Islámico te ve como el enemigo", ha aseverado.

Pese a que los combates en Marawi han terminado, las fuerzas de seguridad del Gobierno temen que las milicias yihadistas se estén asentando en el sur del país.