El 89 por ciento de los rusos se declara a favor de las represalias del Kremlin a Occidente

Actualizado 03/07/2015 23:35:43 CET

MOSCÚ, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

El 84 por ciento de los ciudadanos rusos se declara a favor de las medidas adoptadas por el Kremlin como represalia a las sanciones económicas impuestas al país por Occidente, según el estudio 'Pueblo y Sanciones' presentado este lunes.

Dicho estudio ha sido realizado por el Centro ruso de Análisis Políticos, que se sirve de encuestas de opinión facilitadas por las agencias sociológicas del país, según ha informado la agencia rusa de noticias Itar-Tass.

Al parecer, los ciudadanos rusos, que esperan que estas medidas del Kremlin impulsen el desarrollo de la economía del país, estaban preparados "moralmente" para la llegada de las sanciones occidentales. Los sondeos realizados desde comienzos de año indican que el pueblo "entiende" que existen fuertes tensiones en el mundo y que las relaciones exteriores de su país se están deteriorando.

Frente a las críticas realizadas a las sanciones impuestas al Kremlin, los ciudadanos rusos han reaccionado de manera positiva ante las medidas del Ejecutivo ruso, que afectarán a 9,5 millones de agricultores europeos, porque consideran que sus productos nacionales son "mejores" o de "la misma calidad" que los extranjeros.

Además, los rusos consideran que el bloqueo a los alimentos estadounidenses y europeos impulsará el "desarrollo de la agricultura nacional y la industria alimentaria", lo que en última instancia beneficiaría a los consumidores nacionales.

De ellos, entre el 50 y 80 por ciento de los encuestados ha asegurado que la actual "guerra de sanciones" no les afecta en tanto que no compran esos bienes que Rusia ha sancionado. Entretanto, los encuestados que han declarado consumir dichos bienes se han mostrado preparados para dejar de hacerlo a fin de que Rusia pueda mantener su independencia.

Igualmente, según el estudio, entre los que se han mostrado dispuestos a llevar a cabo este esfuerzo se encuentran, en su mayoría, trabajadores del Gobierno.

Estados Unidos y Europa han impuesto una serie de sanciones económicas al Gobierno ruso como consecuencia de su papel y participación en el conflicto existente en el este de Ucrania, donde fuerzas del Ejército y separatistas prorrusos mantienen ahora un alto el fuego desde el pasado 5 de septiembre.

El Ejecutivo ruso, por su parte, respondió en agosto con el bloqueo de un año de duración a los productos procedentes de estos países, así como de Australia, Canadá y Noruega. En la actualidad las sanciones se han extendido al sector petrolífero, y económico del país, afectando al banco ruso Sberbank y a la empresa energética Gazprom.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies