Al Abadi advierte de que cualquiera que ataque a las fuerzas federales "no estará seguro" en Irak

Contador
Haider al Abadi
REUTERS / POOL NEW
Publicado 08/11/2017 3:17:15CET

MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Irak, Haider al Abadi, ha advertido este martes contra cualquier ataque contra las tropas federales desplegadas en las zonas en disputa entre el gobierno central y el de la región semiautónoma del Kurdistán, afirmando que cualquiera que abra fuego contra ellas "no estará seguro".

"Cualquier fuerza o autoridades que ataque a las tropas iraquíes no estará segura en el país", ha amenazado, acusando a las autoridades de la región semiautónoma de reforzar sus posiciones, según ha informado el portal local de noticias Iraqi News.

Así, ha dicho que "las autoridades del Kurdistán suspendieron las negociaciones entre las delegaciones y condicionaron un acuerdo político al reinicio de las conversaciones", agregando que esta situación "podría llevar a un conflicto".

En respuesta, el portavoz de los peshmerga --las fuerzas del Kurdistán iraquí--, Kelkurd Hekmat, ha resaltado que "son las tropas iraquíes y las Fuerzas de Movilización Popular (FMP) --una coalición de milicias chiíes aliadas al Gobierno-- las que operan cerca de las regiones del Kurdistán".

"¿Por qué permite el Gobierno que las FMP participen en sus operaciones y controlen regiones pero no permite a los peshmerga que hagan lo mismo en regiones que ya son gobernadas por el Kurdistán o cuentan con una amplia mayoría kurda?", se ha preguntado.

Así, Hekmat ha resaltado que "los peshmerga no iniciarán un ataque, pero se defenderán", tal y como ha recogido el diario local 'Baghdad Today'.

Durante la jornada, el influyente clérigo chií Muqtada Al Sadr ha pedido a su milicia, Saraya al Salam --integrada en las FMP--, que se retire de la localidad de Kirkuk en un plazo de 72 horas.

"Pido a los yihadistas de Saraya al Salam que abandonen Kirkuk y cierren todas sus oficinas en 72 horas", ha dicho, abogando porque las mismas "sean entregadas a las fuerzas de seguridad", según ha informado la cadena de televisión kurda Rudaw.

La situación se enmarca en las tensiones entre ambas partes derivadas del referéndum de independencia celebrado el 25 de septiembre en el Kurdistán iraquí --que se saldó con una victoria del 'sí' por más del 90 por ciento--.

El Gobierno central insiste en su demanda de que el Kurdistán iraquí cancele los resultados de la consulta antes de iniciar un proceso de negociaciones, mientras que la región semiautónoma ha ofrecido detener sus operaciones militares y suspender los resultados de la votación a cambio de la apertura de un diálogo fundamentado en la Constitución del país.

La consulta popular, calificada de ilegal por Bagdad, también se llevó a cabo en áreas en disputa, entre ellas la provincia de Kirkuk, una zona que alberga grandes yacimientos de petróleo.

El 16 de octubre, el primer ministro de Irak, Haider al Abadi, lanzó una operación para recuperar la provincia controlada desde 2014 por los peshmerga. Las fuerzas federales tomaron ese día el control de Kirkuk y varias instalaciones estratégicas.

Los avances militares han seguido en estos últimos días, hasta el punto de que las fuerzas kurdas habrían renunciado ya a todas las áreas donde habían ganado influencia en estos últimos años. "Hemos retrocedido el reloj a 2014", afirmó a finales de octubre un comandante militar iraquí en declaraciones a la agencia británica de noticias Reuters.

El territorio que controlaban hasta ahora los peshmerga queda oficialmente fuera de los límites del Gobierno Regional del Kurdistán, aunque se trata de zonas en disputa cuyo futuro sigue sin resolverse, a pesar de que teóricamente la Constitución establece un plan para que decidan si quieren inclinarse por Erbil o por Bagdad.

La región del Kurdistán iraquí, en el norte del país, es autónoma e independiente 'de facto' desde la guerra de Irak de 1991 y cuenta con su propio ejército, los peshmerga. Es una de las cuatro regiones históricas del Kurdistán junto con la región kurdo-siria (Rojava), el sureste de Turquía y el noroeste de Irán.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies