Abdulá reitera que no reconocerá los resultados si no hay pruebas claras de que no ha habido fraude

Publicado 07/07/2014 3:03:43CET

KABUL, 7 Jul. (Reuters/EP) -

El exministro de Exteriores afgano y candidato a las elecciones presidenciales del 14 de junio Abdulá Abdulá ha reiterado este domingo su advertencia de que no reconocerá los resultados de los comicios en caso de que no haya pruebas claras de que el proceso ha estado libre de fraude.

"Nadie duda de que hubo fraude en las elecciones. Hubo un fraude masivo y organizado. Sólo cuando los votos limpios se separen de los votos inválidos aceptaremos los resultados", ha dicho Abdulá durante una rueda de prensa en Kabul.

La última advertencia de Abdulá, que ha llegado en la víspera de la publicación de los resultados finales, ha desatado las alarmas sobre una eventual confrontación con su rival en las elecciones, el exministro de Finanzas Ashraf Ghani.

La Comisión Electoral Independiente (CEI) anunció el miércoles su decisión de aplazar la publicación de los resultados preliminares, prevista para la jornada, para proceder a la revisión de los votos depositados en 2.000 colegios electorales.

Un responsable de la ONU indicó horas después que la demora busca tener en cuenta las denuncias formuladas por Abdulá, mientras que el equipo de campaña de Ghani afirmó que éste está en cabeza con una ventaja de más de un millón de votos, pero hasta el momento no hay cifras oficiales.

La elección iba a suponer el primer traspaso de poderes democrático en la historia de Afganistán. Ahora, la ONU teme que la disputa entre Abdulá, que cuenta con apoyo principalmente de la minoría tayika, y Ghani, miembro de la mayoría pashtún, pueda incendiar las tensiones étnicas latentes en el país.

Abdulá ha acusado al presidente afgano, Hamid Karzai, de etnia pashtún, de complicidad en el fraude electoral. La semana pasada miles de partidarios de Abdulá marcharon hacia el palacio presidencial.

Sin embargo, Karzai ha expresado en varias ocasiones su neutralidad en el proceso y ha negado que tenga la intención de quedarse en el cargo. Asimismo, le transmitió la semana pasada al enviado especial de Estados Unidos a Afganistán, James Dobbins, que el nuevo mandatario tomará posesión de su cargo el 2 de agosto, como estaba previsto.

Algunos diplomáticos creen que Karzai podría aprovechar las negociaciones sobre las elecciones para tener un papel de mediador o asesor en el próximo gobierno. La propia CEI ha admitido que ha habido mediación del Gobierno en la crisis electoral pero ha negado que haya intervenido Karzai.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies