Abe nombrará a un ministro para que encabece la nueva política de defensa del país

Publicado 07/07/2014 2:39:03CET

MADRID, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, ha anunciado este domingo que nombrará a un ministro para que encabece la nueva política de defensa del país, que puso la semana pasada fin a una prohibición que ha impedido que sus fuerzas no combatieran en el exterior desde 1945.

Abe ha argumentado que son necesarios "cambios legislativos importantes" para que el país pueda hacer uso de su derecho a la "autodefensa colectiva", trabajo que será encargado a este nuevo ministro, según ha informado la cadena de televisión pública nipona, NHK.

El cambio, el más dramático en política desde que Japón estableció sus fuerzas armadas tras la guerra hace 69 años, ampliará las opciones de Tokio acabando con la prohibición sobre el ejercicio de la "autodefensa colectiva" o ayudando a países amigos bajo ataque.

El Gobierno que encabeza el primer ministro, Shinzo Abe, ha aprobado la resolución que incluye el cambio, que también relaja los límites sobre las actividades en las operaciones de paz lideradas por la ONU y los incidentes "en la zona gris" que no llegan a ser una guerra a gran escala, ha explicado el ministro de Defensa, Itsunori Onodera.

A partir de ahora, las fuerzas armadas de Japón estarán más en línea con las de otros países avanzados, en términos de sus opciones, pero el Gobierno seguirá siendo cauto a la hora de enviar a soldados sobre el terreno en operaciones multilaterales como la invasión de Irak en 2003 liderada por Estados Unidos.

Desde su derrota en 1945, el Ejército japonés no ha entrado en combate. Los gobiernos anteriores han aprovechado los límites de la Constitución para desarrollar un ejército actualmente a la par con el de Francia y para permitir misiones en el exterior que no fueran de combate, pero sus fuerzas armadas están mucho más limitadas legalmente que las de otros países.

Según la resolución aprobada por el Gobierno, Japón podría ejercer la fuerza al nivel mínimo necesario en los casos en los que un país con el que mantiene una relación estrecha es atacado y se cumplan las siguientes condiciones: hay una amenaza a la existencia del Estado japonés, hay un claro peligro para el derecho a la vida de las personas, la libertad y la persecución de la felicidad pueden ser subvertidos y no hay ninguna alternativa adecuada.

RECHAZO DE PEKÍN Y SEÚL

La nueva política ha provocado las iras de China, cuyos lazos con Japón se encuentran en un momento crítico debido a una disputa marítima, a la desconfianza y al legado de la antigua agresión militar nipona.

"China se opone a que los japoneses fabriquen la amenaza china para promover su agenda de política interna", ha señalado el portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hong Lei, en rueda de prensa en Pekín. "Pedimos que Japón respete las preocupaciones de seguridad razonables de sus vecinos asiáticos y gestione prudentemente el problema relevante", ha añadido.

Corea del Sur, todavía molesto por la colonización nipona durante el siglo XX de la península Coreana, ha dicho que no aceptará ningún cambio en la política que afecte su seguridad a menos que de su consentimiento. Los asesores de Abe han dicho que Tokio no debería adoptar acciones que impliquen a un país amigo sin el consentimiento de este.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies