Los abogados especializados en inmigración están desbordados por el miedo a las políticas de Trump

 

Los abogados especializados en inmigración están desbordados por el miedo a las políticas de Trump

Un inmigrante viaja hacia Estados Unidos desde Tijuana, Mexico.
EDGARD GARRIDO / REUTERS
Actualizado 03/03/2017 21:59:00 CET

Los letrados reciben solicitudes masivas de padres que deciden ceder la custodia temporal de sus hijos en caso de ser deportados

WASHINGTON, 3 Mar. (Reuters/EP) -

Las familias que se han trasladado de forma ilegal a Estados Unidos y temen ser deportadas bajo la Administración de Donald Trump han solicitado ayuda masiva a un gran número de abogados especializados en materia de inmigración para asegurar la protección y el cuidado de sus hijos si se ven obligados a abandonar el país.

La Coalición para los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Ángeles (CHIRLA, por sus siglas en inglés) ha recibido cerca de diez solicitudes diarias de ayuda por parte de padres y madres que necesitan establecer tutelas temporales para sus hijos, según ha indicado el portavoz de la asociación, Jorge Mario Cabrera.

El grupo ha señalado que en 2016 recibió de media unas dos solicitudes mensuales. La Asociación Nacional de Abogados de Washington ha hecho un llamamiento a los letrados para que ofrezcan ayuda de forma voluntaria a los inmigrantes que deseen que sus amigos y familiares puedan tomar decisiones legales y financieras en su nombre durante su ausencia.

La abogada Helen Ramirez ha contado que recibe unas seis llamadas diarias en relación con la situación de los menores cuyos padres pueden ser deportados. "Su mayor miedo es que sus hijos acaben en un orfanato", ha explicado.

La Administración de Trump ha emitido decretos para reforzar las leyes migratorias e impedir nuevas llegadas. Para los padres de menores con nacionalidad estadounidense, la agencia de Inmigración y Aduanas (ICE) del país se ajusta, "en la medida de lo posible, a las decisiones legales que tomen los padres respecto a la situación de sus hijos", según la portavoz del ICE Sarah Rodriguez.

Randy Capps, del Instituto de Política Migratoria (MPI, por sus siglas en inglés), ha señalado que, aunque es importante poner en marcha una serie de planes de contingencia, el miedo no está justificado. Capps ha aseverado que durante el mandato de Barack Obama la posibilidad de que ambos padres fueran deportados era prácticamente nula.

"La idea de que ambos padres sean deportados sigue siendo muy improbable, y estamos al inicio del nuevo mandato", ha afirmado Capps, que no cree que esta situación varíe ahora que Trump se encuentra en el poder.

RESIDIR DE FORMA ILEGAL

Un estudio realizado en 2016 por el MPI muestra que al menos cinco millones de niños menores de 18 años residentes en Estados Unidos tiene al menos un progenitor viviendo de forma ilegal en el país.

La mayoría de estos niños, un 79 por ciento, son ciudadanos estadounidenses. Durante la segunda mitad de 2015, la agencia de Inmigración y Aduanas del país expulsó a 15.422 padres que tenían al menos un hijo nacido en territorio estadounidense.

Obama ha sido criticado en reiteradas ocasiones por haber deportado a más de 400.000 personas en 2012, una medida que lo posicionó como el presidente de Estados Unidos con un mayor número de deportaciones anuales a sus espaldas.

En 2014, la Administración Obama se centró en aquellos inmigrantes que llevaban menos tiempo en el país o que habían cometido algún tipo de delito. Trump, por su parte, ha señalado que otorgará prioridad a las deportaciones basadas en motivos penales.

PREOCUPACIÓN

Seidy Matínez y su marido José Gómez, procedentes de Honduras, han tratado de explicar a su hija, de diez años, lo que pasaría si son deportados. Ambos llegaron a Estados Unidos de forma ilegal y no tienen los documentos necesarios para permanecer en el país. Sin embargo, su hijo menor posee la nacionalidad estadounidense y las autoridades han otorgado a su hija el asilo solicitado.

"Estamos preocupados todo el tiempo. No tenemos nada que nos permita permanecer aquí. Nuestra mayor preocupación es lo que podría pasarle a nuestros hijos", ha señalado Martínez, que espera que su hija pueda vivir con su tía en Miami si ella y su marido son deportados.

Martínez está considerando, además, ceder la custodia de los menores. "Ella me dice que esté tranquila, que no tenga miedo. Que también ella está asustada pero que todo saldrá bien", ha dicho en alusión a las palabras de su hija.

ESPECÍFICOS Y DIRECTOS

La abogada Rebecca Kitson, que trabaja en Albuquerque, en Nuevo México, ha destacado la importancia de ser directos y dar instrucciones específicas. "Si los padres no regresan a una hora determinada a casa ¿a quién llamarán los niños?", ha señalado Kitson.

Varios grupos de defensa de los derechos de los inmigrantes han ofrecido servicios a bajo coste. La CHIRLA ha puesto a disposición de las familias ayuda para rellenar la documentación necesaria, así como servicios de notaría.

No obstante, algunos padres han denunciado la falta de ayuda disponible. Melvin Arias, que llegó hace trece años a Estados Unidos de forma ilegal y tiene ahora 39 años, decidió tomar precauciones legales una vez Trump ganó las elecciones presidenciales.

Cuando solicitó ayuda a varios abogados se dio cuenta de que los costes totales podrían ascender hasta los 1.500 dólares (1.421 euros). Ahora está buscando la forma de conseguir los documentos que necesita de manera más barata.

"Si llega un momento en el que tanto mi mujer como yo tenemos un problema, quiero que haya una persona encargada de hacerse responsable de mis hijos en nuestro nombre, que cuide de ellos y pueda llevarlos al lugar en el que estemos", ha afirmado Arias.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies