Acción Contra el Hambre denuncia que la población civil de Mosul está en medio de un fuego cruzado

Iraquíes de Mosul desplazados
ALAA AL-MARJANI/REUTERS
Publicado 02/06/2017 19:08:46CET

MADRID, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

La ONG Acción Contra el Hambre (ACH) ha denunciado este viernes en un comunicado que la población civil de Mosul está en riesgo por el enfrentamiento de las fuerzas iraquíes contra el Estado Islámico y ha instado a las partes en conflicto a proteger a la población.

"El agua potable se está acabando y no queda casi comida. Moverse para encontrar asistencia, supone poner en peligro sus vidas, corren el riesgo de convertirse en blanco de los disparos", ha señalado la directora de ACH en Irak, Aneta Sarna. "Debemos hacer todo lo posible para protegerlos y que puedan escapar de este infierno", ha añadido Sarna.

El pasado sábado, el Ejército iraquí comenzó una gran ofensiva para arrebatar a Estado Islámico su último gran enclave de Mosul, la Ciudad Vieja. En el casco antiguo, cerca de 200.000 personas viven en condiciones de asedio.

Los activistas brindan asistencia a las familias en Mosul y en los campos de los alrededores de la ciudad. "La evacuación de los civiles y los controles a los que se les somete durante su traslado en los campos de desplazados debe ser todo lo digna y transparente posible", ha defendido Aneta Sarna.

En el comunicado, ACH ha apelado al Derecho Internacional Humanitario, para defender que los actores armados y las partes del conflicto tienen que proteger a las personas. "Las fuerzas de seguridad iraquíes deben respetar los principios de protección internacional existentes, los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario", ha explicado Sarna.

La ONG trabaja en Irak desde 2013 apoyando a la población de Mosul y alrededores con actividades de agua, saneamiento e higiene, programas de seguridad alimentaria y medios de vida, y apoyo psicológico. En total han distribuido 20.000 litros de agua potable en el hospital general de Al Askary entre cuidadores y pacientes.

Los yihadistas tomaron el control de Mosul en una ofensiva relámpago a través del norte y el oeste de Irak en 2014. Desde entonces, han perdido la inmensa mayoría de su territorio, gracias a la ofensiva a gran escala que lanzó el Gobierno de Irak con ayuda de potencias internacionales. La campaña para recuperar Mosul, la segunda ciudad más grande del país, comenzó el pasado 17 de octubre.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies