ACH destaca la lucha contra la desnutrición como catalizador para otros Objetivos de Desarrollo Sostenible

Contador
Mujer en un campo para desplazados internos en Nigeria
REUTERS
Publicado 05/11/2017 13:04:47CET

MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

La erradicación de la desnutrición es en sí mismo uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030 pactados por 193 países, pero uno de ellos, la lucha contra la desnutrición, tiene un gran impacto en la consecución de los demás, ha destacado la ONG Acción Contra el Hambre.

En concreto, ACH se refiere al Informe Global sobre Nutrición recientemente presentado. "El informe subraya claramente que el logro de gran parte de las metas marcadas en los 17 ODS dependerán de una buena nutrición para poder llevarse a término", ha explicado el director técnico de Acción Contra el Hambre, Amador Gómez. "El informe reconoce el poder de la nutrición como catalizador del resto de ODS y motor de desarrollo: una inversión de un euro en nutrición genera un retorno de 16 euros", ha subrayado ACH.

Además, la ONG denuncia que la nutrición representa menos del 1 por ciento de la Ayuda Oficial al Desarrollo y que solo se han cumplido el 36 por ciento de las promesas financieras realizadas en la primera cumbre mundial Nutrición para el Crecimiento celebrada en Londres en 2013.

ACH recuerda igualmente que aunque la desnutrición se está reduciendo, hay todavía 155 millones de niños con desnutrición crónica (1 de cada 4) y 52 millones con desnutrición aguda (1 de cada 12). Igualmente, el hambre, entendida como la falta de disponibilidad o acceso a los alimentos, ha aumentado en 38 millones de personas respecto a 2015 debido a los conflictos y al cambio climático.

En todo caso, la desnutrición no se está reduciendo al ritmo necesario para alcanzar la meta de erradicación marcada para 2030. "Esto nos enseña que el fin de la desnutrición no dependerá solo del fin de la inseguridad alimentaria y que hay otros muchos factores que están influyendo en la reducción la desnutrición, como un mejor acceso a agua y saneamiento o los cambios en los hábitos alimenticios como la extensión de la lactancia materna", ha subrayado Gómez.

FALTA DE FINANCIACIÓN Y VIOLENCIA

En cuanto a los donantes, solamente cuatro de ellos financian el 96 por ciento de las intervenciones sensibles a la nutrición, según Gómez, que advierte de la necesidad de ampliar el número de gobiernos y otros actores implicados. Son necesarios 2.500 millones de dólares anuales para cumplir las metas marcadas por la propia comunidad internacional, pero solo se están aportando 867 millones de dólares cada año para este fin.

Para Acción contra el Hambre la tendencia es especialmente preocupante, ya que los niveles actuales de financiación son inferiores a los de 2013. Así, recomienda el uso de mecanismos innovadores para financiar la nutrición, vinculando al sector privado, así como la mejora de los mecanismos de rendición de cuentas de la financiación de la nutrición.

El informe deja patente también cómo la proliferación y sobre todo el enquistamiento de conflictos en cerca de 50 países ralentiza los avances hacia el fin de la desnutrición: los países sin conflictos logran reducir un 1,1 por ciento anual sus niveles de desnutrición, pero esta reducción es solo del 0,26 por ciento en países en guerra.

"Desde Acción contra el Hambre estamos enormemente preocupados no solo por el impacto directo de las guerras en la salud nutricional de la población civil sino también por el creciente uso del hambre como un arma de guerra", ha indicado el director de incidencia y relaciones institucional de ACH, Manuel Sánchez-Montero.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies