ACH destaca la necesidad de refugio, agua y saneamiento en Marawi tras el paso del tifón 'Vinta'

Inundaciones en Filipinas por el tifón 'Vinta'
REUTERS / SOCIAL MEDIA
Publicado 02/01/2018 12:16:11CET

MADRID, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

La organización Acción contra el Hambre ha lamentado este martes que el tifón 'Vinta' haya golpeado a personas que, como consecuencia del conflicto y la violencia en Marawi, "ya estaban en una situación de extrema vulnerabilidad", y ha trasmitido que las necesidades más urgentes en la isla de Mindanao, en el sur de Filipinas, son la provisión de refugio, agua y saneamiento para alrededor de 715.000 personas.

'Vinta', también conocido localmente como 'Tembin', tocó tierra el pasado 22 de diciembre en la isla de Mindanao, como tormenta tropical, con ráfagas de viento de hasta 125 kilómetros por hora. Dos días más tarde, abandonó Filipinas convertido ya en tifón en dirección a Vietnam. Según ha informado Naciones Unidas, se han registrado más de 230 muertos y hay alrededor de 152.000 personas desplazadas.

"Debemos asegurar que las comunidades afectadas tienen acceso inmediato a los servicios básicos", ha dicho el responsable del equipo de emergencia de Acción contra el Hambre, Víctor Manuel Velasco, quien ha explicado que se va a distribuir "kits de higiene para evitar la eventual propagación de enfermedades, como el cólera o la diarrea, así como materiales de refugio, tales como sábanas, colchones y utensilios para cocinar, entre otros".

Velasco ha explicado que "el tifón ha golpeado a personas que, como consecuencia del conflicto y la violencia, ya estaban en una situación de extrema vulnerabilidad". Algunos de los 350.000 desplazados internos por el conflicto de Marawi que estaban viviendo en tiendas de campaña han tenido que ser realojados, ha informado Velasco, quien ha destacado la importancia de "atender no sólo a las personas desplazadas internamente por el conflicto, sino también las comunidades de acogida y a aquellas que permanecen en los centros de evacuación temporal".

Los daños en las instalaciones de almacenamiento de agua son especialmente preocupantes para estas comunidades, dado el riesgo que conlleva el consumo de agua en malas condiciones. "Partiendo de una situación de extrema vulnerabilidad, se han producido daños ante los que tenemos que responder de manera casi inmediata", ha aseverado Velasco.

De forma complementaria, se van a realizar actividades de promoción de higiene para concienciar a la población sobre las complicaciones que las inundaciones pueden traer para la salud. La ONG está desplegando su respuesta de emergencia en cuatro municipios de las provincias de Lanao del Norte y Lanao del Sur, para unas 10.000 personas de ls 100.000 afectadas en la zona.

"La tormenta ha hecho que se pierdan cosechas y se dañen infraestructuras básicas como las vías de comunicación, lo que ha impedido el acceso directo de la ayuda en algunas zonas", ha lamentado Velasco.