ACNUR denuncia un aumento de la peligrosidad de las rutas de los refugiados a Europa

Foto de archivo de refugiados llegando a Italia.
REUTERS / ANTONIO PARRINELLO
Publicado 11/04/2018 14:42:21CET

MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha denunciado que, aunque entre 2017 y 2018 haya descendido el número de refugiados llegados a Europa, han aumentado las cifras de muertes en el Mediterráneo.

Desde la firma del acuerdo entre la Unión Europea y Turquía para el control de los flujos de refugiados, la cifra de personas que ha llegado a costas europeas ha descendido de más de un millón en 2015, a 364.000 en 2016 --según el cuerpo europeo, Frontex-- y 171.000 en 2017, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Sin embargo, este descenso no se ha visto acompañado por una disminución de los refugiados que mueren en su camino a territorio europeo. El informe de ACNUR ha puesto el foco sobre cómo 3.139 personas fallecieron tratando de cruzar el Mediterráneo en 2017 y 501 lo han hecho en 2018.

En los últimos meses, ha fallecido una persona de cada 27 que ha tratado de llegar a España, según el informe de ACNUR 'Travesías desesperadas' sobre patrones de movimiento distribuido este jueves. En el mismo periodo de 2017, la cifra fue de un refugiado fallecido de cada 52.

ACNUR ha localizado un patrón similar en otros países europeos. En Italia --donde el número migrantes y refugiados ha descendido en un 74 por ciento con respecto a las cifras de ese mismo periodo en 2017-- ha muerto una persona de cada 14 en los últimos meses, el doble que en 2017. Además, las personas que llegan lo hacen "en estado de extrema debilidad y delgadez, y en general con mala salud", según el Alto Comisionado.

La organización ha apuntado a que la disminución de llegadas no ha sido un fenómeno que se haya extendido por todo el continente. En los primeros meses de 2018, España ha registrado un incremento del 13 por ciento en las llegadas de refugiados con respecto al mismo periodo de 2017. Entre 2016 y 2017, el número de personas que llegaron a costas españolas aumentó en un 100 por ciento.

OTRO TIPO DE PELIGROS: LOS ABUSOS Y LAS EXTORSIONES

"Los viajes hacia y a través de Europa continúan cargados de peligros para refugiados e inmigrantes", ha declarado la directora de la oficina de ACNUR para Europa, Pascale Moreau. Y no solo por los peligros que entrañan las rutas, sino por "los abusos y las extorsiones de los que los refugiados a manos de redes de trata, tráfico y grupos armados a lo largo de su viaje", según ACNUR.

La agencia de la ONU ha destacado que el colectivo que corre más riesgos en su travesía hasta Europa es el de las mujeres y los menores no acompañados, que "continúan particularmente expuestos a la violencia sexual y de género en las rutas y en algunas localizaciones del continente", tal y como ha destacado el Alto Comisionado.

Como puntos positivos, la entidad se ha congratulado de que el número de refugiados reubicados en la Unión Europea aumentó en un 54 por ciento en 2017 con respecto a 2016. Asimismo, el organismo también ha celebrado que pudiese comenzar a facilitar la evacuación de personas en situación vulnerable desde Libia a Níger e Italia.

"El acceso al territorio y a procedimientos de asilo ágiles, justos y eficaces son vital para quienes buscan protección internacional", ha subrayado Moreau. "La gestión de fronteras no es incompatible con las obligaciones internacionales de los Estados de ofrecer protección a los refugiados", ha añadido.