ACNUR pide 100 millones de euros para ayudar a los refugiados somalíes de Dadaab

Campamento de refugiados de Dadaab, en Kenia
THOMAS MUKOYA/REUTERS
Actualizado 27/07/2016 11:05:53 CET

MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha solicitado a la comunidad internacional 115 millones de dólares adicionales (unos 104 millones de euros) para financiar el retorno voluntario y la reintegración de refugiados somalíes del campamento de Dadaab, en Kenia.

La agencia pretende reducir la población de Dadaab de las actuales 343.000 --326.000 de ellas somalíes-- a unas 150.00 a finales de 2016. El Gobierno de Kenia anunció este año su intención de cerrar dicho campamento, el mayor del mundo, si bien no ha confirmado un calendario preciso para consumar las expulsiones.

ACNUR, que ha cifrado en 484 millones de dólares sus necesidades para todo el año, quiere trasladar a 16.000 refugiados no somalíes de Dadaab a Kakuma, así como reubicar a 15.000 somalíes que actualmente están en proceso de reasentamiento en este segundo enclave. Pretende también ayudar a 50.000 refugiados que quieran regresar voluntariamente a Somalia.

Asimismo, la organización de la ONU busca reintegrar a unos 42.000 kenianos que estarían inscritos como refugiados y verificar la población exacta de Dadaab, según un comunicado.

El director de ACNUR para África, Valentin Tapsoba, ha atribuido la nueva petición de ayuda a los esfuerzos emprendidos para que "los somalíes que retornen puedan volver a su país con las mejores oportunidades posibles para reestablecerse con sus familias con paz y estabilidad".

ACNUR, ha añadido, "está comprometido con asegurar que todos los retornos a Somalia son voluntarios y que se lleven a cabo con dignidad, seguridad y protección de los refugiados en todo momento". La ONU calcula que unas 170.000 personas volverán a territorio somalí en el próximo curso si prosperan sus programas, los mismos que habrían regresado desde diciembre de 2014.

AYUDAS

La agencia propone ayudas para los retornos por tierra de hasta 200 dólares, así como 75 dólares adicionales para personas con necesidades especiales. Para quienes vuelvan por aire, la concesión sube también a 150 dólares, con 30 dólares adicionales en el caso de necesidades especiales.

En el lado de Somalia, ACNUR aboga por eliminar el límite de 600 dólares por familia para la concesión de reinstalación y, en su lugar, ofrece 200 dólares por persona --sin tener en cuenta el volumen de la unidad familiar--. Cada hogar dispondría además de un pago de 200 dólares al mes durante medio año para cubrir necesidades básicas.

La agencia aspira, si recibe el apoyo de los donantes, a aumentar la asistencia alimentaria de los tres a los seis meses y a ofrecer una ayuda educativa de 25 dólares mensuales por niño durante nueve meses. Todos los retornados recibirían también un paquete de productos no alimentarios.

ACNUR quiere promover el desarrollo de los servicios básicos y una plataforma transfronteriza de puestos de trabajo para conectar a los retornados somalíes con posibles empleadores.