ACNUR prevé que hasta 250.000 personas huyan del oeste de Mosul

Civiles huyen del oeste de Mosul
REUTERS
Publicado 21/02/2017 20:01:24CET

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) se está preparando para asistir a las 250.000 personas que, según sus cálculos, se podrían ver obligadas a abandonar sus hogares en el oeste de Mosul --el último bastión del Estado Islámico en Irak-- debido a la intensificación de los combates en la zona, ha explicado el portavoz de la agencia, Matthew Saltmarsh.

Más de 217.000 personas han huido de la ciudad desde que comenzaron las hostilidades en octubre de 2016. Se estima que más de 160.000 continúan siendo desplazados internos, mientras que el resto han conseguido --en su mayor parte-- regresar a sus hogares en el este y en las afueras de Mosul, zonas ya liberadas por el Ejército iraquí.

"La situación continúa siendo terrorífica para aquellos que están atrapados o afectados por los combates", ha apuntado el portavoz de ACNUR. La organización de Naciones Unidas cuenta con ocho campos de acogida en los alrededores de la ciudad.

A día de hoy todavía cuentan con capacidad para 12.700 personas en tres de los recintos que la organización gestiona, pero debido a la nueva oleada de desplazados interna que se espera en las próximas semanas, ACNUR se ha visto obligada a comenzar con las tareas de construcción para aumentar la capacidad de los campos.

"El Gobierno de Irak ha decidido de forma inicial transportar a los desplazados del oeste de Mosul a los campos que hay al este de la ciudad mientras aumentamos la capacidad en los recintos al sur de Mosul", ha explicado Saltmarsh. "Debido al éxodo de más de un cuarto de millón de personas, va a resultar imposible acomodar a tanta gente en los campos de refugiados de los que disponemos", ha advertido.

Desde ACNUR han alertado de la gravedad de la situación humanitaria para los miles de iraquíes que han tenido que dejar sus hogares atrás a causa de la ofensiva militar sobre Mosul. Dentro de los enclaves de acogida hay una enorme escasez de agua, medicinas y alimentos, pero la situación de los civiles que continúan en el interior de la ciudad es aún más alarmante.

La agencia de Naciones Unidas ha hecho un llamamiento a las tropas iraquíes para que velen por la seguridad de la población civil durante los enfrentamientos. A pesar de que los militares iraquíes ralentizaron sus avances en la zona este de la ciudad en un intento de proteger a los civiles, la situación en el oeste de Mosul va a ser muy diferente, de acuerdo con Saltmarsh.

"El oeste de la ciudad está densamente poblado, lleno de calles estrechas y los combates van a ser puerta por puerta. Los grupos armados han creado todo un mapa de túneles por debajo de la ciudad", ha alertado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies