Acusan a una supuesta célula yihadista detenida en Birmingham de preparar "otro 11-S"

Actualizado 22/10/2012 19:52:59 CET

LONDRES, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La fiscalía británica ha acusado este lunes a tres hombres detenidos el mes pasado en Birmingham de liderar una célula que preparaba "otro 11-S" cuyas consecuencias habrían sido mayores a las de los atentados que Londres sufrió el 7 de julio de 2005, debido en parte a la potencial implicación de hasta ocho terroristas suicidas.

El juicio contra Irfan Naseer, de 31 años, Irfan Jalid, de 27, y Ashik Ali, también de 27, ha arrancado este lunes en un tribunal del sur de Londres ante el que los tres sospechosos han negado los cargos que les imputan. Estos tres individuos, de nacionalidad británica, forman parte del grupo de doce personas de origen paquistaní y bangladeshí que fueron arrestados en Birmingham en septiembre.

Naseer, Jalid y Ali han negado que preparasen acciones terroristas en Reino Unido, como sostiene la fiscalía. Los cargos de terrorismo por los que están imputados se enmarcan en el periodo entre diciembre de 2010 y septiembre de 2011, según informa la radiotelevisión pública BBC.

A Naseer y Jalid las autoridades también les acusan de recibir entrenamiento sobre armas y venenos en Pakistán. El Ministerio Público mantiene, además, que ambos se habían grabado en vídeo para mostrarse como mártires de cara a un potencial atentado suicida en el que tenían previsto participar.

Según el fiscal Brian Altman, estos tres presuntos cabecillas contaban con la colaboración de otras personas encargadas, entre otras labores, de recolectar el dinero que la red necesitaba. Para ello, llegaron a presentarse como organización caritativa.

Altman ha alertado de que los planes de estos "yihadistas" y "extremistas" ya estaban bastante avanzados. La Policía "desarticuló con éxito un plan para cometer una o varias acciones terroristas que, de manera potencial, podría haber sido mayor que los atentados de Londres de julio de 2005", en los que murieron 52 personas.

Los tres acusados proponían "la detonación de hasta ocho mochilas bomba en un ataque suicida o la detonación de bombas con temporizadores en áreas llenas de gente". El objetivo, ha explicado el fiscal, era el de "causar muertes en masa" que habrían supuesto "otro 11-S".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies