El aeropuerto de Alepo reabre al público con un vuelo que el Gobierno considera una victoria militar

Publicado 22/01/2014 20:02:43CET

BEIRUT, 22 Ene. (Reuters/EP) -

El aeropuerto internacional de Alepo ha reabierto este miércoles al público por primera vez en un año, un hecho que ha sido mostrado por el Gobierno de Bashar al Assad como una victoria militar el día del comienzo de la conferencia de paz Ginebra 2, que trata de poner fin a casi tres años de guerra civil.

La televisión estatal siria ha detallado el primer vuelo, que ha trasladado a una delegación de medios de comunicación desde Damasco a Alepp, que antes del inicio del conflicto era el antiguo centro de comercio y una de las ciudades más pobladas del país.

Además, un reportero afín al Gobierno ha subrayado que este vuelo ha sido posible gracias al control del Ejército sirio del territorio cercano al aeropuerto, que según el periodista hace una semana estaba en manos rebeldes.

El aeropuerto fue cerrado el año pasado al público, debido a los enfrentamientos y bombardeos, aunque el Ejército lo continuó usando para el aterrizaje y despegue de aviones militares.

El periodista ha asegurado en la televisión siria que el viaje ha sido "muy exitoso" y que muestra "que las fuerzas del Ejército Sirio han extendido su completo control sobre los alrededores del aeropuerto". Sin embargo, Reuters ha informado de que las operaciones militares continúan tanto en Alepo como sus suburbios.

Por su parte, el director del aeropuerto ha recalcado que durante el vuelo no se ha producido ningún tiroteo ni acción hostil, además de indicar que ha sido necesario asegurar unos cinco kilómetros alrededor del aeropuerto para la realización del trayecto, que ha durado unos 55 minutos.

El Gobierno sirio ha intentado en las últimas semanas recobrar el poder de numerosas zonas de Alepo, para lo que ha realizado una serie de bombardeos en áreas residenciales que han provocado la muerte de miles de personas, según ha indicado Reuters.

Este vuelo ha tenido lugar el mismo día que ha comenzado una conferencia de paz en la localidad suiza de Montreux, que pretende poner fin al contencioso y en la que por el momento no ha habido avances.