Los afectados por el terremoto de Chile comienzan la reconstrucción

Residentes en Coquimbo (Chile) tras el terremoto
IVAN ALVARADO / REUTERS
Publicado 18/09/2015 18:53:19CET

COQUIMBO (CHILE), 18 Sep. (Reuters/EP) -

Los residentes más afectados en la ciudad portuaria chilena de Coquimbo lidiaban el viernes con las consecuencias del fuerte terremoto y el posterior tsunami de la noche del miércoles, comenzando lentamente a reconstruir sus casas y negocios.

Un terremoto de magnitud 8,3 sacudió el miércoles la zona central de Chile, dejando 12 muertos y provocando enormes olas en áreas costeras. Paredes de agua de hasta 4,5 metros golpearon Coquimbo, una zona que el Gobierno declaró en estado de emergencia.

"Estamos recién removiendo mugre, los escombros, las autoridades todavía no ven todo el desastre que quedó aquí", explica María González, cuyo restaurante de pescados y mariscos en el puerto de Coquimbo sufrió graves daños.

"Nosotros pensamos que tienen que ayudarnos en algo para poder arreglar nuestros puestos y seguir la vida que teníamos. Todos quedamos en la calle", añade.

La infraestructura más grande resistió bien el terremoto, pero las viviendas más antiguas y de adobe sufrieron los mayores daños, un testimonio de los estrictos códigos de edificación y una larga historia de lidiar con los movimientos de la tierra en uno de los países con más actividad sísmica del mundo.

Sin embargo, casi todo lo que el agua del océano encontró a su paso quedó destruido. Las autoridades y grupos de ayuda han estado evaluando los daños. Tras recorrer la zona el jueves, la presidenta Michelle Bachelet prometió ayuda para los damnificados.

NO LLEGA LA AYUDA DEL GOBIERNO

Aunque la ayuda del Gobierno aún no llega, pequeños camiones de agrupaciones privadas han comenzado a arribar a Coquimbo y a la localidad cercana costera de Tongoy cargados con agua, comida enlatada, frazadas y colchonetas.

"El foco nuestro se está basando principalmente en volver a recuperar la economía de los lugares. Hay mucho comerciante afectado", explica Askaan Wohlt, director de operaciones de Desafío Levantemos Chile, una organización no gubernamental nacida tras el terremoto que sacudió al país andino en febrero del 2010.

"Vamos a reponer infraestructura de almacenes, restaurantes para que la gente pueda volver a trabajar y reactivar la economía del pueblo", añade Wohlt en Coquimbo.

A la vecina Tongoy han llegado camiones de la Cruz Roja con provisiones, mientras el Gobierno se prepara para enviar maquinaria pesada para remover escombros desde la capital, Santiago.

Sobre la base de las estimaciones del Servicio Geológico de Estados Unidos, las pérdidas económicas podrían estar entre 100 millones y 1.000 millones de dólares, según la agencia de calificación Fitch, que agregó que la cifra real podría ubicarse en el límite superior de ese rango.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies