Londres anuncia el envío de 900 soldados adicionales a Afganistán

Actualizado 10/07/2006 20:11:41 CET

LONDRES, 10 Jul. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Marta Altuna) -

El ministro de Defensa británico, Des Browne, anunció hoy en la Cámara de los Comunes el envío de casi 900 soldados adicionales a Afganistán después de que la pasada semana los miembros del Ejercito de Reino Unido destinados este país pidieran refuerzos para la provincia de Helmand, donde el pasado mes han fallecido seis soldados británicos.

El ministro negó que este envío se deba a la falta de planificación de las fuerzas de coalición. "La violencia se ha incrementado y esto es algo inevitable, pero a pesar de ello se está incrementando la seguridad", matizó el responsable de Defensa.

Con este envío el número total de soldados británicos en el país ascenderá a 4.500. El Segundo Batallón del Regimiento Real de Fusileros será desplazado a la zona. El ministro dijo que también se enviarán helicópteros y 320 ingenieros para comenzar proyectos que sirvan para mejorar la infraestructura local. Asimismo se destinará apoyo médico y logístico.

"Algunas tropas irán inmediatamente y otras en octubre", precisó. "Sólo se podrá reconstruir Afganistán ayudando que se establezca la democracia en el país y combatiendo la pobreza", dijo Des Browne, a la vez que recordó que Naciones Unidas y la OTAN forman parte de este consenso para que haya estabilidad en la zona.

PROSPERIDAD

El ministro de Defensa británico indicó que este anuncio "refleja el hecho de que no abandonaremos Afganistán hasta que el Gobierno afgano tiene la prosperidad suficiente que permita que los ciudadanos de Afganistán vean que no va a tolerar el terrorismo". "Tres décadas de conflicto han dado lugar a violencia, criminalidad y extremismo", recordó el ministro.

Respecto al cultivo de opio, Browne afirmó que "el compromiso del presidente (afgano Hamid) Karzai contra el trafico de narcóticos ha sido claro". "Que la economía pueda funcionar en el país llevará tiempo pero el proceso debe comenzar ahora", dijo.

Sobre el papel de las tropas británicas en esta materia, señaló que "nuestros soldados no son la policía antidroga y por lo tanto no destruirán los campos de opio sino que tratarán de construir las bases de estabilidad en el país necesarias para que la industria de narcóticos sea debilitada".

Ayer, el líder liberaldemócrata, Menzies Campbell, había opinado que "no existe otra opción" que la de enviar más tropas. "No tenemos otra opción porque cada vez está más claro que el número de tropas desplegadas no es el adecuado para cumplir con la tarea asignada". "Este despliegue es necesario y si no se produce será muy dañino para la estabilidad de Afganistán y sería muy dañino también para la estabilidad de la OTAN", indicó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies