El PAM advierte de que la inseguridad perjudica la distribución de alimentos en el oeste de Afganistán

Actualizado 22/06/2007 22:16:39 CET

KABUL, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Programa Mundial de Alimentos (PAM) de Naciones Unidas advirtió hoy de que la continuidad en los problemas de seguridad por los que atraviesa Afganistán está perjudicando la distribución de alimentos en algunas partes del país, especialmente en el oeste, donde empiezan a escasear los víveres, algo que podría poner en riesgo a las personas más vulnerables si finalmente se interrumpen las operaciones de distribución de comida.

El "PAM ha sido incapaz de trasladar comida a la región oeste de Afganistán durante cuatro semanas debido a la inseguridad", explicó Rick Corsino, director del PAM en Afganistán. "A menos que podamos reanudar pronto el desplazamiento en el anillo de circunvalación sur, se abararán nuestras existencias de comida en el oeste en las próximas semanas y tendremos que reducir o suspender distribuciones a muchas familias pobres, menores y personas desplazads internamente que viven en esa zona", lamentó.

"Continuamos trabajando con las autoridades gubernamentales a nivel central, provincial y administrativo, así como con nuestros propios transportistas, para conseguir la reanudación de las entregas, esperemos, lo antes posible", explicó. "El PAM y la ONU siguen comprometidos en ayudar a Afganistán y su población", aseguró.

El PAM actualmente tiene 14.800 toneladas de alimentos listos para trasladar en la ciudad de Quetta, en Pakistán, y transportistas y camiones diponibles para reanudar su envío en la frontera con Afganistán en cuanto las circunstancias lo permitan.

La mayoría de los problemas de seguridad se localizan en el oeste y sur del país, aunque también hay problemas de este tipo en otras zonas del este. Por el contrario, en el norte y el centro de Afganistán, y en muchas zonas del sur y este, PAM continúa delante con sus operaciones con normalidad.

600 TONELADAS PERDIDAS

El PAM perdió unas 600 toneladas de trigo y combustible para cocinar por valor de 300.000 euros en 25 incidentes desde junio de 2006, trece de ellos en los últimos tres meses, comparado con la ausencia de incidentes en la primera mitad de 2006, explicó el responsable de la agencia de la ONU. La mayoría de los vehículos empleados en la distribución de alimentos son de empresas transportistas y no están marcados con el emblema de la ONU ni del PAM.

"La pérdida de 600 toneladas es importante pero hay que verlo en otro contexto", incidió Corsino. "En los últimos 12 meses, el PAM en Afganistán ha trasladado 150.000 toneladas de alimentos a personas necesitadas en todo el país. Las pérdidas por los ataques y saqueos en este tiempo suponen menos del 4 por ciento del total, pero los transportistas insisten en garantías mínimas de seguridad", aclaró.

La mayor parte de las pérdidas se han producido en la carretera de circunvalación sur, la principal arteria que une Kandahar con Herat. Las provincias de Paktika y Ghazni, en el este, también son más difíciles de alcanzar en la actualidad.

Tanto la Policía como los agentes de seguridad del PAM y el Departamento de Seguridad de la ONU han investigado todos los ataques.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies