Holmes informa al Consejo de Seguridad de la pésima situación en Somalia y de los avances en Uganda

Actualizado 22/05/2007 12:54:13 CET

NUEVA YORK, 22 May. (EUROPA PRESS) -

El subsecretario general para Asuntos Humanitarios de la ONU, John Holmes, ha asegurado que Somalia se encuentra actualmente en una de las peores situaciones en el mundo, mientras que en el norte de Uganda, la situación es "más esperanzadora".

En declaraciones ante el Consejo de Seguridad, durante una sesión dedicada a la situación en la región de los Grandes Lagos y el Cuerno de Africa, Holmes comenzó por relatar su reciente visita a Somalia. En concreto, explicó que no pudo llegar hasta Jowhar, debido a la explosión que tuvo lugar unos minutos antes de su llegada. "No creo que la ONU ni la comunidad internacional fuera el objetivo de estos ataques. Más bien pretenden desacreditar toda visión según la cual la guerra ha terminado", declaró.

"Los combates que sacudieron Mogadiscio en el mes de abril causaron cientos de muertos y heridos y el desplazamiento de casi 400.000 personas, de las cuales la gran mayoría todavía no ha vuelto a sus ciudades", añadió, subrayando que "estas personas desplazadas viven en condiciones deplorables caracterizadas por una falta de acceso al alimento, al saneamiento, el agua potable, la vivienda y los cuidados médicos".

Holmes aseguró que se han registrado también 1.000 muertos entre los 30.000 casos de diarrea detectados en el sur de somalia. Además, recordó que el trabajo del personal humanitario se ha visto considerablemente limitado, entre otras cosas, por las directivas dictadas por el Gobierno federal de transición, aunque sostuvo que durante las "últimas semanas", se han alcanzado progresos "gracias a una mayor cooperación con las autoridades que ha permitido entregar ayuda humanitaria a casi 300.000 personas.

Asimismo, manifestó su preocupación por las violaciones de los Derechos Humanos y del Derecho Internacional Humanitario durante los últimos combates. Según el subsecretario, el presidente somalí, que rechazó estas acusaciones, aceptó una visita del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU.

UGANDA

Por lo que se refiere a la situación en el norte de Uganda, Holmes estimó que, otorgando el apoyo necesario al proceso político de Juba, el Gobierno ugandés y la comunidad internacional tienen a partir de ahora ocasión de resolver una de las mayores emergencias humanitarias en Africa.

"Alrededor de 1,6 millón de personas permanecen sin embargo en los campamentos, aunque esta cifra en relación a 2004, cuando era de dos millones, ha disminuido fuertemente", indicó. La situación es especialmente "esperanzadora" en Lango, donde sólo una cuarta parte de los 466.000 desplazados permanecen en su campamento, mientras que el resto ya ha vuelto a sus casas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies