AI critica el "egoísmo" que muestran los países ricos en la crisis de los refugiados

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

AI critica el "egoísmo" que muestran los países ricos en la crisis de los refugiados

Refugiados sirios en Jordania
REUTERS
Actualizado 04/10/2016 8:50:56 CET

Muchas mujeres toman anticonceptivos al asumir que serán violadas en algún momento de su viaje hacia Europa

MADRID, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) ha denunciado el "egoísmo" y la "falta de responsabilidad" de los países más ricos a la hora de asistir a los 21 millones de refugiados que hay en el mundo, de los cuales más del 56 por ciento vive repartido en 10 países que suman menos del 3 por ciento del PIB mundial.

En su informe "Atajar la crisis global de refugiados: De eludir a repartir la responsabilidad", AI ha documentado de forma exhaustiva la precaria situación en la que vive la inmensa mayoría de la población refugiada en el mundo.

La ONG ha denunciado que mientras las grandes potencias mundiales no están acogiendo a refugiados y firman tratados para mantenerles fuera de sus fronteras, son algunos de los países más pobres los que están haciendo frente a "la gran carga" que supone acoger a miles de familias refugiadas.

"Sólo 10 de los 193 países del mundo albergan a más del 56 por ciento de las personas refugiadas. Unos pocos países se ven obligados a hacer mucho más de lo que les corresponde, sencillamente, por su proximidad a zonas de crisis", ha explicado el secretario general de AI, Salil Shetty.

"Es hora de que los líderes entablen un debate serio (...) Deben aclarar por qué el mundo rescata bancos, desarrolla nuevas tecnologías y participa en guerras, pero es incapaz de ofrecer un hogar seguro a 21 millones de personas, que representan sólo el 0,3 por ciento de la población mundial", ha señalado Shetty.

Según AI, existe una "solución práctica y equitativa" a la crisis: establecer una "cuota justa en que cada estado debería ofrecer hogar al 10 por ciento de la población refugiada mundial".

CRISIS HUMANITARIA URGENTE

El informe elaborado por Amnistía también ha puesto de manifiesto la grave situación humanitaria que viven la inmensa mayoría de los refugiados en el mundo.

En Afganistán cada vez son más las personas que huyen del país debido al reciente recrudecimiento del conflicto. Los refugiados afganos que viven en Pakistán, el país vecino, sufren un hostigamiento cada vez mayor por parte de las autoridades, que ya han obligado a más de 10.000 personas a regresar a un país devastado por la guerra y asolado por la violencia.

En Kenia, los solicitantes de asilo somalíes que habitan en el campo de refugiados de Dadaab, el más grande del mundo durante años, reciben grandes presiones por parte del Gobierno para regresar a Somalia, un país donde la violencia y los enfrenamientos armados todavía están a la orden del día. Las autoridades kenianas quieren reducir en 150.000 personas el número de residentes en Dadaab, por lo que presionan a los refugiados para que vuelvan a sus países.

LA CRISIS SIRIA

La guerra en Siria sigue dejando tras de sí miles de refugiados, que huyen del horror del conflicto armado para encontrar más dificultades durante su travesía hacia Europa. Se estima que en la actualidad hay más de 75.000 sirios atrapados en la frontera con Jordania, en una estrecha franja de desierto conocida como la berma.

Por otra parte, el acuerdo de la Unión Europea con Turquía para mantener fuera del bloque a los refugiados está provocando que miles de personas intenten penetrar dentro de la UE de forma ilegal, para luego ser sometidos a graves abusos por parte de las autoridades de países como Hungría.

Más de dos tercios del total de los refugiados sirios malviven en Jordania, Líbano y Turquía -- el Gobierno turco acoge a tres millones-- países que se están quedando sin recursos para poder hacer frente al flujo de personas.

El informe ha acusado directamente a la UE y a Australia de emplear "abusos y violaciones sistemáticos de los Derechos Humanos como herramienta política" para mantener fuera de sus fronteras a la población refugiada. En julio, otro informe de AI sacó a la luz los malos tratos de los que son víctimas alrededor de 1.200 personas que permanecen recluidos en un centro de detención en la isla de Nauru por parte de las autoridades australianas.

Según AI, la Unión Europea está tratando de cerrar "acuerdos oscuros" con Libia y Sudán, entre otros países, para limitar de sobremanera el flujo de personas refugiadas e inmigrantes. Los refugiados dentro de Europa y en los países vecinos sufren abusos generalizados en los centros de internamiento de extranjeros, donde son recluidos de forma ilegítima y se les deniega el acceso a un abogado.

FORZADOS A VIAJES PELIGROSOS

En 2015, más de un millón de inmigrantes y refugiados llegaron a las costas europeas por mar. Se estima que alrededor de 4.000 murieron ahogadas en el Mediterráneo y nunca llegaron a su destino. Tan sólo durante los seis primeros meses de 2016, ya se han registrado 3.500 víctimas mortales por emprender este tipo de viajes.

La inmensa mayoría de los solicitantes de asilo e inmigrantes que deciden embarcarse en este tipo de travesías son víctimas de las redes de tráfico de personas. De acuerdo con el testimonio de numerosas mujeres refugiadas que habían cruzado Libia para llegar a Europa por mar, a lo largo de las rutas más utilizadas por estas redes las violaciones son tan habituales que la mayor parte de las mujeres tomaban anticonceptivos para no quedarse embarazadas de sus agresores sexuales.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies