AI denuncia que las fuerzas leales al Gobierno yemení están acosando al personal médico en Taiz

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

AI denuncia que las fuerzas leales al Gobierno yemení están acosando al personal médico en Taiz

Hospital destruido en Yemen
REUTERS
Publicado 23/11/2016 15:11:23CET

MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) ha denunciado este jueves que las fuerzas leales al Gobierno de Yemen están liderando una campaña de represión e intimidación contra el personal médico y que están poniendo el peligro a los civiles al situar posiciones militares cerca de los hospitales.

Los investigadores de la ONG han entrevistado a quince médicos en la ciudad de Taiz que han descrito cómo los miembros de las fuerzas antihuthis les han acosado, detenido y amenazado de muerte de forma regular en los últimos seis meses.

"Existen pruebas concluyentes que demuestran que las fuerzas anti-huthis han estado llevando a cabo una campaña de miedo e intimidación contra los profesionales médicos en Taiz", ha dicho Phillip Luther, director de AI en Oriente Próximo y Norte de África.

"No hay ninguna excusa que justifique el acoso al personal médico y el impedir que los doctores lleven a cabo su trabajo, un trabajo que salva vidas, Los ataques contra instalaciones médicas están prohibidos por el Derecho Internacional humanitario y pueden llegar a constituir crímenes de guerra", ah señalado Luther.

Las fuerzas leales al presidente del Gobierno yemení Abd Rabbu Mansour Hadi, también son conocidas como las Fuerzas de Resistencia Popular y cuentan con el apoyo da una coalición militar liderada por Arabia Saudí. Los rebeldes huthis, que controlan la mayor parte de la capital del país, tienen el apoyo militar de Irán.

CIERRE FORZADO DE HOSPITALES

Según han denunciado los médicos entrevistados por AI, en al menos tres ocasiones en los últimos meses se han visto forzados a cerrar hospitales por las amenazas recibidas contra el personal. El último incidente registrado tuvo lugar este mismo lunes. Un grupo de militares pertenecientes a las fuerzas leales al Gobierno penetraron en el hospital de Al Thawra, el hospital público más grande de la ciudad de Taiz, y obligaron a su personal a evacuar el centro y clausurarlo.

Las fuerzas aliadas del Gobierno estaban tomando represalias contra el personal hospitalario por proporcionar tratamiento médico de urgencia a tres rebeldes huthis. Según varios testigos, tres hombres armados entraron en uno de los departamentos del hospital y comenzaron a amenazar con matar a varios doctores si el centro no dejaba de funcionar de forma inmediata. También intentaron sacara a los dos milicianos huthis supervivientes, de los cuales uno era menor, para ejecutarles, pero se lo impidió el personal médico.

A día de hoy el hospital funciona de forma parcial. Sólo están disponibles los servicios de emergencia. "Es uno de los principios más fundamentales del Derecho Internacional humanitario, el hecho de que todos los heridos, ya sean civiles o militares, deben ser atendidos. Es inaceptable que las fuerzas antihuthis estén tomando represalias contra el personal médico simplemente por hacer su trabajo", ha criticado Luther.

AMENAZAS CONTRA EL PERSONAL MÉDICO

Varios de los médicos que han sido entrevistados por AI han denunciado que a causa de los combates, la ciudad de Taiz se ha convertido en un "lugar sin ley", por lo que se encuentran en riesgo constantemente por culpa de las fuerzas aliadas del Gobierno, que tratan de controlar los centros médicos.

Uno de los profesionales sanitarios contaba a los investigadores de AI que los militares yemeníes eran considerados como "la autoridad de facto" del hospital. En gran cantidad de ocasiones acudían al hospital con heridos de guerra. Según explicaban los doctores, si algún soldado de las fuerzas aliadas era rechazado por falta de espacio en el hospital, sus compañeros recurrían a la fuerza para presionar a los médicos. Muchos de ellos se han visto forzados a atender y operar a personas a punta de pistola.

En una ocasión, un doctor del hospital de Al Jamhouri le dijo a un soldado de las fuerzas aliadas que su hijo, que tenía una herida leve en la pierna, podía ser atendido por una enfermera y no necesitaba un médico. El padre, lleno de furia, entró en cólera y comenzó a abrir fuego dentro del hospital, provocando la muerte de un paciente.

"En cientos de ocasiones los soldados no han amenazado y han interferido con la administración del hospital. Cuando intentamos enfrentarnos a ellos nos amenazaron con matarnos", ha contado un trabajador administrativo hospitalario. El personal del hospital de Al Thawra también han denunciado que los milicianos han cortado la electricidad en muchas ocasiones para poder usarla ellos, dejando el hospital inutilizado.

PUESTOS MILITARES ENTRE CIVILES

AI ha denunciado que las fuerzas aliadas al Gobierno han estado estableciendo puesto militares en los alrededores de los hospitales, lo que pone en grave peligro a los civiles que hay dentro de los centros y al personal médico, ya que aumenta el riesgo de que los rebeldes huthis ataquen el lugar para cargar contra los militares yemeníes.

"Al posicionar a soldados y vehículos militares en los alrededores de las instalaciones médicas de Tiz, las fuerzas aliadas del Gobierno están poniendo en peligro a civiles y a personal sanitario y violan un principio fundamental del Derecho Internacional humanitario", ha criticado Luther.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies