AI denuncia que los habitantes de las favelas de Río viven "atemorizados" por la violencia policial

Incursión policial en la favela de Santa Marta, en Río de Janeiro
PILAR OLIVARES / REUTERS
Publicado 27/04/2016 17:29:36CET

BRASILIA, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional ha denunciado este miércoles que los habitantes de las favelas de Río de Janeiro viven "atemorizados" a causa de la violencia policial, que ha aumentado en los últimos años, justo cuando empieza la cuenta atrás para que comiencen los Juegos Olímpicos.

"Pese a la promesa del legado de una ciudad segura para celebrar los Juegos Olímpicos, los homicidios cometidos por la Policía han ido aumentando de manera constante durante los últimos años en Río", ha dicho el director de Amnistía Internacional para Brasil, Atila Roque.

Solo en abril 11 personas han muerto por disparos de la Policía. En 2015 fueron 307, uno de cada cinco homicidios cometidos en Río. El año anterior, cuando se celebró el Mundial de Fútbol, 580 personas murieron a manos de agentes, un 40 por ciento más que en 2013.

La organización humanitaria ha indicado que este "uso de fuerza excesiva" suele recaer sobre los sectores de población más desfavorecidos. "La mayoría de las víctimas son varones jóvenes y negros de favelas y zonas marginadas", ha detallado.

Roque ha explicado que la estrategia de las fuerzas de seguridad cariocas es "disparar primero y preguntar después". "Muchas personas han resultado heridas de gravedad por balas de goma, granadas paralizantes e incluso armas de fuego en manifestaciones", ha señalado.

Además, "la mayoría de los homicidios cometidos por policías no han sido investigados" y, por ejemplo, en los casos documentados por AI en 2014 "había sólidos indicios de ejecución extrajudicial". "Es preocupante ver que la Policía sigue cometiendo homicidios y, sin embargo, la respuesta de las autoridades sigue siendo muy deficiente", ha lamentado.

La ONG ha reprochado que tampoco se han establecido "claras directrices operativas sobre el uso de armas menos letales", de modo que "las autoridades siguen tratando a los manifestantes como enemigos públicos". "La única legislación nueva relacionada con la seguridad en los Juegos Olímpicos es una ley antiterrorista que, en la práctica, podría aplicarse para restringir y penalizar las protestas", ha dicho.

"En los próximos cien días, las autoridades y los organismos encargados de organizar Río 2016 pueden y deben hacer mucho para evitar que se cometan violaciones de los Derechos Humanos en las operaciones de seguridad pública", ha urgido Roque.

"Aunque no es posible relacionar directamente este aumento de los homicidios policiales con los preparativos de los Juegos Olímpicos, los datos estadísticos ponen de manifiesto un patrón inequívoco de uso excesivo de la fuerza, violencia e impunidad", ha recalcado.

Amnistía Internacional ha instado a las autoridades a abandonar el enfoque de "mano dura" y adoptar una estrategia de seguridad pública "basada en la precaución".