AI denuncia el uso de fuerza excesiva y detenciones prolongadas para sofocar las protestas electorales en Honduras

Policía de Honduras durante una manifestación
REUTERS / JORGE CABRERA - Archivo
Publicado 13/06/2018 8:04:40CET

La ONG advierte sobre una "tendencia regional" para "aplastar a la disidencia"

MADRID, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades hondureñas recurrieron al uso de la "fuerza excesiva" y a detenciones prolongadas en "condiciones inhumanas" con violaciones del derecho al debido proceso para acallar a los miles de manifestantes que se echaron a las calles el pasado mes de noviembre para denunciar un fraude en los comicios que dieron la reelección a Juan Orlando Hernández, según ha sostenido Amnistía Internacional (AI) en un informe.

En 'Prohibido protestar: Uso de la fuerza y detenciones arbitrarias como estrategias para reprimir la disidencia en Honduras', la ONG muestra el relato corroborado, "en la medida de lo posible" mediante documentos y reuniones con funcionarios, de las entrevistas realizadas en estos meses a personas detenidas durante las protestas que se desataron tras la jornada electoral del 26 de noviembre.

"Las fuerzas de seguridad hondureñas emplearon una fuerza excesiva para reprimir a personas que protestaban de manera pacífica inmediatamente después de las polémicas elecciones del año pasado", ha dicho la directora para las Américas de AI, Erika Guevara Rosas. Más de 30 personas murieron, de las cuales al menos 16 recibieron disparos, al parecer, de miembros de las fuerzas de seguridad.

Además, más de mil personas fueron detenidas por incumplir un toque de queda y decenas fueron arrestadas por delitos relacionados con dichas protestas. Estas personas fueron recluidas "en condiciones deplorables durante meses negándoles su derecho al debido proceso y a una defensa adecuada", ha añadido Guevara Rosas.

Los detenidos han contado a la ONG que tenían un acceso restringido a sus abogados y sus familias, sufrían escasez de camas, agua y comida y se les aislaba o se les encerraba en celdas con presos ya condenados, medidas que vulneran las normas internacionales de Derechos Humanos, ha indicado Amnistía Internacional.

"No sé por qué me metieron ahí. Casi me volví loco", ha comentado Edwin, que estuvo aislado diez días. Jhony, por su parte, recuerda sus cuatro meses de cautiverio como "un infierno". "Me he despertado de la pesadilla, pero no debemos olvidarnos de quienes permanecen detenidos en las protestas", ha subrayado.

En este contexto, la organización no gubernamental ha reclamado a las autoridades de Honduras que "abran investigaciones rápidas, imparciales, independientes y efectivas de todos los casos de uso innecesario o excesivo de la fuerza en toda la crisis postelectoral".

También "deben asegurarse de que las personas juzgadas por presuntos delitos cometidos en relación con las protestas tengan todas las garantías jurídicas del debido proceso" y "de que las condiciones de reclusión sean compatibles con la dignidad humana", ha apuntado.

"TENDENCIA REGIONAL"

Por otro lado, Amnistía Internacional ha llamado la atención sobre el hecho de que "la represión estatal de las manifestaciones en Honduras es parte de una tendencia regional" que la ONG ha observado en países como Nicaragua, Venezuela o Puerto Rico en los últimos meses como fórmula para "aplastar a la disidencia".

"De Caracas a Managua y Tegucigalpa, estamos viendo las mismas terribles escenas en las que las autoridades reprimen con dureza el derecho a protestar", ha lamentado Guevara Rosas.

La responsable regional ha considerado una "vergüenza" que las autoridades "se apresuren a criminalizar a quienes protestan, pero no a investigar las muertes de quienes hacen oír sus voces con valentía durante las manifestaciones".

"Sin embargo, pese a la estrategia de las autoridades de castigar a quienes protestan y reprimir el disentimiento, el pueblo hondureño debe saber que no está solo. En todo el mundo, expresamos nuestra solidaridad con él", ha recalcado.

Contador