La alcaldesa de Baltimore promete reformar el Departamento de Policía a raíz de los abusos contra afroamericanos

Disturbios en Baltimore por la muerte de un joven negro
REUTERS
Actualizado 10/08/2016 20:09:35 CET

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Departamento de Policía de Baltimore llevará a cabo las reformas planteadas por el Departamento de Justicia estadounidense tan rápido como sea posible, según ha declarado este miércoles la alcaldesa de la ciudad, Stephanie Rawlings-Blake, tras la presentación de un informe oficial que señala que la comunidad afroamericana ha sido sometida a abusos sistemáticos por parte de la Policía local.

Este miércoles, el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha presentado un informe de más de 163 páginas en el que denuncia que el Departamento de Policía de Baltimore "sigue un patrón de conducta que viola la Constitución y las leyes federales", mediante las detenciones ilegales y el uso excesivo de la fuerza contra la población negra de la ciudad.

La investigación dio comienzo en 2015, a raíz de la muerte de Freddie Gray, un joven negro de 25 años que fue arrestado mientras huía de una zona con un alto índice de criminalidad. El afroamericano sufrió una lesión en el cuello durante el arresto y murió una semana después.

El incidente levantó la polémica y provocó una serie de manifestaciones en Baltimore, creando tensión y debate a nivel nacional sobre el procedimiento policial. La justicia presentó cargos contra seis agentes por la muerte de Gray, pero cuatro de ellos quedaron absueltos, por lo que la Fiscalía retiró los cargos.

La alcaldesa de Baltimore ha declarado en una rueda de prensa que el Departamento de Policía comenzará a poner en práctica las recomendaciones del Departamento de Justicia mediante una serie de reformas en los próximos meses.

Vanita Gupta, la directora de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia y la encargada de presentar el informe, ha declarado que ya se han puesto de acuerdo con las autoridades de Baltimore en la creación de una 'hoja de ruta' sobre las reformas necesarias. También ha señalado que durante todo el proceso la Policía de Baltimore contará con la supervisión de un agente judicial.

Rawlings-Blake ha añadido que el Departamento de Policía ha comenzando a allanar el terreno para mejorar el sistema de entrenamiento de los agentes, implementar un programa de cámaras de vídeo corporales para monitorizar a los policías e instaurar una nueva guía sobre el uso de la fuerza y sus límites.

ABUSOS SISTEMÁTICOS CONTRA LOS NEGROS

De acuerdo con el informe, la Policía de Baltimore ha estado llevando a cabo detenciones, arrestos y registros ilegales durante años, dirigidos ante todo a la comunidad afroamericana. Los transeúntes negros son detenidos hasta tres veces más que los ciudadanos blancos.

Tras meses de investigación, el Departamento de Justicia ha concluido que la Policía tenía como objetivo ciertos barrios de Baltimore, donde cargaba contra la población negra de forma discriminatoria, arropados por la falta de supervisión. Según los datos publicados, el 44 por ciento de las detenciones realizadas por la Policía han tenido lugar en dos pequeños distritos de la ciudad que tan sólo albergan a un 10 por ciento de la población total de Baltimore, pero de mayoría negra.

La Policía usa tácticas agresivas que no son necesarias --como incurrir en el uso excesivo de la fuerza a la hora de detener o interactuar con ciudadanos afroamericanos con algún tipo de discapacidad-- lo que hace aumentar la tensión, según los resultados de las investigaciones, que muestran que las fuerzas de seguridad han violado frecuentemente la Primera Enmienda al detener a manifestantes.