Alemania aprueba un plan de 470.000 millones y anuncia la nacionalización de bancos

Actualizado 13/10/2008 19:17:05 CET

BERLÍN, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

Alemania ha aprobado un plan de rescate al sector financiero del país por un importe de 470.000 millones de euros, de los que 400.000 millones se darán en forma de garantías a los préstamos interbancarios y otros 70.000 millones para el rescate de entidades financieras, anunció hoy la canciller alemana, Ángela Merkel.

Merkel indicó que se trata de un paquete de medidas integrales que cuenta con el apoyo del Banco Federal, en un momento en que el mercado interbancario se ha congelado, y los bancos ya no se prestan unos a otros. La garantía estatal quiere restablecer la confianza y la vuelta de la liquidez y los préstamos.

"El estado actua como garante para ciertos instrumentos de pago, para que éstos puedan volver a la circulación y los bancos puedan refinanciarse", indicó la canciller alemana.

Por otra parte, el estado utilizará un fondo de 70.000 millones de euros para rescates bancarios. "Las entidades financieras obtendrán la posibilidad de otro fondo para obtener más capital cuando los bancos asuman sus responsabilidades y se sometan a ciertas reglas", como limitar los sueldos de los altos cargos, un control de créditos y préstamos, y el estado entre a formar parte del accionariado.

"También tendremos la posibilidad de comprar activos tóxicos con la esperanza de que más adelante se puedan volver a vender. El Gobierno quiere asegurar la competitividad, y hemos conseguido que estas reglas de contabilidad se apliquen ya en el tercer trimestre", añadió Merkel.

La mandataria alemana indicó que es necesario un refuerzo del Fondo Monetario Internacional para vigilar ese tipo de créditos con más garantías en casos de capital riesgo, más transparencia en los productos financieros, y para ello anunció la intención de poner en mancha nuevas regulaciones en las próximas reuniones de la UE.

"El objetivo de estas medidas es ayudar a que vuelva la confianza entre bancos en la economía y la de los ciudadanos. La confianza es lo más importante como moneda de pago", señaló Merkel, que añadió que "seguirá habiendo ciertos excesos en el mercado, pero deben ser controlados".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies