Alemania celebra un megaconcierto contra el racismo y la ultraderecha

Concierto antirracismo en Chemnitz, Alemania.
REUTERS / HANNIBAL HANSCHKE
Publicado 04/09/2018 12:40:33CET

CHEMNITZ, 4 Sep. (DPA/EP) -

Unas 65.000 personas han acudido este lunes en Alemania a un megaconcierto convocado por diversas bandas de rock, hip-hop y rap para hacer frente a la creciente ola de racismo y movimientos ultraderechistas que han tenido lugar recientemente en la localidad de Chemnitz.

Bajo el lema "#wirsindmehr" (en alemán, "nosotros somos más"), el concierto tuvo como principales exponentes a bandas como Die Toten Hosen, Kraftklub y Feine Sahne Fischfilet. También se ha subido al escenario la formación de hip-hop K.I.Z. y los raperos Marteria & Casper.

Chemnitz, ciudad del este alemán ubicada 250 kilómetros al sur de Berlín, ha sido escenario en los últimos días de numerosas manifestaciones de ultraderecha y disturbios xenófobos desatados por la muerte de un hombre alemán presuntamente a manos de un iraquí y un sirio.

La detención de los dos sospechosos ha provocado toda una serie de manifestaciones convocadas por la ultraderecha. La última fue el pasado sábado, cuando unas 8.000 personas participaron en la llamada "marcha del silencio" convocada por el partido de ultraderecha y tinte xenófobo Alternativa para Alemania (AfD) y por el movimiento islamófobo Pegida.

Para evitar nuevos incidentes, las autoridades de la ciudad han prohibido nuevas marchas de grupos de extrema derecha, como la alianza Thügida y el movimiento populista Pro Chemnitz.

Además, la Policía ha desplegado un importante dispositivo de seguridad con miles de efectivos en las calles.

Campino, líder de la banda Die Toten Hosen, ha denunciado que los grupos participantes están siendo objeto de una ola de ataques en las redes sociales. "Las provocaciones son inmensas y la verdad, hay que tener la piel muy curtida para decir, voy igual y doy un paso al frente", ha indicado.

Por su parte, el cantante de Kraftklub, Felix Brummer, ha sostenido: "No somos ingenuos. No nos hacemos ilusiones de que el mundo se salva con un concierto. Pero a veces es importante demostrar que no estás solo".

Brummer, que tuvo la idea del acto cultural, sólo necesitó doce horas para conseguir que los otros músicos se unieran al concierto. "Lo que podemos hacer es movilizar a la gente, hacer música. Así es como podemos involucrarnos", ha señalado el músico, originario de Chemnitz.

El acto ha sido apoyado incluso por el presidente alemán, el socialdemócrata Frank Walter Steinmeier, que difundió la convocatoria en su cuenta de Facebook.

Contador