Merkel apoya a Steinmeier pese a las acusaciones contra éste por haber retenido en Guantánamo a un turcoalemán

Actualizado 22/01/2007 20:08:52 CET

BERLÍN, 22 Ene. (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Rosa Aranda) -

Franz Walter Steinmeier, ministro alemán de Asuntos Exteriores, cuenta con el apoyo total de la canciller federal, Angela Merkel, pese al rechazo de la opinión pública germana y de algunos sectores políticos de ese país, que exigen que el político preste declaración respecto a la detención en Guantánamo de un alemán de origen turco, cuya detención presuntamente prolongó Steinmeier sin agilizar las gestiones para liberarle.

"La canciller alemana tiene una relación de total confianza con el ministro de Asuntos Exteriores", dijo hoy en Berlín el portavoz del gobierno alemán Thomas Steg, quien pidió que no se hicieran tantas especulaciones sobre el tema, aunque evitó posicionarse respecto a las acusaciones que se le hacen al ministro.

La implicación de Steinmeier en el caso se cuestionó cuando se descubrió que el anterior Gobierno roji-verde del ex canciller Gerhard Schroeder impidió durante años la liberación del turco de origen alemán Murat Kurnaz, detenido en el centro de Guantánamo y puesto en libertad en 2006. No en vano, durante dicho Gobierno, Steinmeier era el jefe de la Cancillería.

Como consecuencia ha disminuido en estos días la credibilidad y la admiración de la que disfrutaba Steinmeier en Alemania. Hasta ahora, había sido de forma invariable uno de los miembros más valorado del Ejecutivo germano.

Según informaban los medios de comunicación alemanes la pasada semana, el Gobierno formado por el partido Socialdemócrata alemán (SPD) y los Verdes, pretendía evitar que el turco de origen alemán adquiriera el permiso de residencia en Alemania, por ello, cuando Estados Unidos propuso liberar a Kurnaz en 2002, rechazó la oferta. Según las informaciones difundidas, además del Ministerio de Asuntos Exteriores, también el Ministerio del Interior, bajo el mando de Otto Schily, y los servicios secretos alemanes habrían tomado parte en el asunto. Juntos habrían impedido la pronta liberación de Murat Kurnaz.

La oposición política en Alemania, formada por el Partido de Izquierdas, el Partido Liberal (FDP) y los Verdes, ha exigido que Steinmeier se declare al respecto, para que de este modo, la comisión parlamentaria nombrada de forma especial para esclarecer el caso, pueda seguir sus investigaciones sobre el tema.

La misma oposición ha mostrado su deseo de que en caso de no poder hacer frente a las acusaciones, Steinmeier deberá retirarse de su cargo.

Murat Kurnaz, de 24 años, fue hecho prisionero en Pakistán y después, trasladado a Afganistán donde según sus acusaciones, miembros de las tropas germanas estacionadas en esa zona lo sometieron a fuertes torturas, pateándolo y arrojándolo al suelo. Por este motivo dos soldados alemanes tendrán que enfrentarse próximamente a un juicio.

Después de su retención en Afganistán, Murat Kurnaz fue desplazado a la base estadounidense de Guantánamo, acusado principalmente de pertenencia a Al Qaida. Kurnaz lo negó y aseguró reiteradamente que el objetivo de su viaje era crecer espiritualmente y estudiar. Tras la falta de pruebas en su contra, Kurnaz fue puesto en libertad finalmente en agosto de 2006, momento en el que regresó a Alemania.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies