Miembros del Gobierno alemán quieren retrasar la nacionalización del turco-alemán preso en Guantánamo

Actualizado 09/02/2007 14:14:46 CET

BERLÍN, 9 febrero (de la corresponsal de EUROPAPRESS Clara U. Molina)

Miembros cristianodemócratas y socialdemócratas de la coalición alemana de Gobierno, expertos en política interior y leyes de partidos, han propuesto retrasar la concesión de la nacionalidad alemana al turco nacido en Bremen, Alemania, Murat Kurnaz que estuvo preso en la base estadounidense de Guantánamo (Cuba).

"Como es sabido, hay en la actualidad todavía algunas preguntas abiertas que han de ser aclaradas", declaró hoy el ministro democristiano del Interior de la provincia alemana de Brandemburgo, Jörg Schönbohm, al periódico sensacionalista alemán 'Bild Zeitung'. El político de la CDU consideraba demasiado precipitada la decisión de nacionalizar a Kurnaz.

Por su parte, el experto en leyes de la Unión Social Cristiana de Bayern, Norbert Geis, abogaba en el citado diario por terminar primero con las investigaciones y más tarde decidir acerca de la petición de Murat Kurnaz sobre convertirse oficialmente en ciudadano alemán. "Naturalmente habrá de atender también a la disposición del señor Kurnaz ante los valores constitucionales y democráticos", apuntaba el político.

El ministro de Asuntos Exteriores alemán, el socialdemócrata Walter Steinmeier, comparecerá el próximo 8 de marzo ante la comisión de investigación de los servicios secretos alemanes (BND) para explicar los permenores de este caso.

Steinmeier, jefe de la diplomacia durante el anterior Gobierno roji-verde, será acusado de haber rechazado una oferta estadounidense para liberar a Kurnaz, dificultando así la vuelta a Alemania del entonces preso en Guantánamo.

Murat Kurnaz fue inicialmente hecho prisionero en Pakistán en 2001, acusado de mantener contactos con la red terrorista Al Qaeda. Más tarde fue trasladado a Afganistán, país en el que, según declaraciones del mismo, las tropas alemanas le sometieron a fuertes torturas.

Su caso llegó a tratarse en reunión entre la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente estadounidense, George W.Bush. Tal encuentro, además de la falta de pruebas inculpatorias contra el ciudadano turco de origen alemán, pusieron término a sus cuatro años de prisión en la base de Guantánamo con su liberación en 2006.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies