Alemania vincula a una célula neonazi con el asesinato de ocho trabajadores

Actualizado 12/11/2011 9:47:30 CET

BERLÍN, 12 Nov. (Reuters/EP) -

La Policía alemana ha vinculado a una célula terrorista neonazi con los asesinatos de ocho vendedores de alimentos y propietarios de tiendas de comida --siete turcos y un griego--, conocidos como 'los asesinatos del doner'. Asimismo, han vinculado a este mismo grupo con el asesinato de una agente de policía en Heilbronn (suroeste) en 2007.

Durante el registro de una caravana incendiada en la ciudad de Zwickau (este), la Policía ha encontrado los cadáveres de dos de los sospechosos de haber formado parte del ataque en Heilbronn, en el que, además de la fallecida, resultó herido un agente.

Los agentes han identificado los cadáveres como 'Uwe B' y 'Uwe M' y han arrestado a una mujer identificada como 'Beate Z', descrita como "su compañera". Todos ellos tienen un pasado conocido en grupos de extrema derecha.

La mujer se enfrenta a cargos de asesinato, intento de asesinato, incendio y pertenencia a organización terrorista. La Policía no ha descartado conectar a más neonazis con el caso.

Asimismo, han descubierto en la caravana y en una casa cercana que también ardió las dos pistolas utilizadas en el ataque contra los agentes y los asesinatos de los ocho trabajadores, que tuvieron lugar entre los años 2000 y 2006, y varios vídeos de propaganda neonazi.

Estos vídeos estaban preparados para ser enviados a agencias de información y centros culturales musulmanes y contenían propaganda de un grupo llamado Resistencia Nacionalsocialista, incluidos detalles sobre los asesinatos.

El fiscal general Rainer Griesbaum ha afirmado que las muerte de los ocho hombres, que eran propietarios o trabajadores de tiendas del país, serán tratados ahora como supuestos actos de terrorismo, "No hay pruebas suficientes para atribuir los asesinatos a un grupo de extrema derecha", ha matizado.

Por contra, el presidente del sindicato de Policía, Bernhard Witthaut, ha manifestado que las pruebas muestran claramente "que un grupo de extrema derecha ha dejado un atroz rastro de sangre".