Almagro lamenta que Maduro elija "el camino por las malas" y defiende la vía de las sanciones y el TPI

Luis Almagro
REUTERS / STRINGER .
Publicado 16/03/2018 12:30:10CET

Varga Llosa critica el "triste" papel de Zapatero como mediador y pone en duda su parcialidad

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha condenado la "dictadura" de Nicolás Maduro en Venezuela y ha lamentado que su Gobierno haya elegido "el camino por las malas" para resolver la actual crisis política, por lo que ve necesario intensificar las sanciones y reclamar la intervención del Tribunal Penal Internacional (TPI).

"No era fácil responder ante Venezuela. Es más fácil cuando el golpe de Estado tiene características obvias", ha afirmado Almagro, en el marco del foro 'Venezuela como problema - Los desafíos para el fortalecimiento de las democracias latinoamericanas', organizado este viernes en Casa América y al que también ha asistido el escritor Mario Vargas Llosa.

En el caso de Venezuela, según Almagro, también "es necesaria la acción", lo que a su juicio pasa por "sanciones más extensivas y más generales" que afecten al "funcionamiento del régimen" y que incluso puedan ser adoptadas por países de la región. También defiende la denuncia presentada por líderes opositores ante el TPI porque "esa dictadura no puede quedar impune" al haber cometido "crímenes de lesa Humanidad".

El jefe de la OEA ha advertido de que, para Venezuela, "la peor sanción son seis años más de Maduro" o incluso más y ha responsabilizado de las medidas que se han adoptado contra el país sudamericano al propio presidente, que ha elegido "el camino por las malas". Así, ha señalado que la posición del régimen "hace muy difícil un camino por la democracia hacia la democracia".

Por su parte, Vargas Llosa ha advertido de que la situación en Venezuela es "verdaderamente trágica", no solo para sus propios ciudadanos "sino también para toda América Latina". "Si Venezuela no está peor de lo que está por el coraje y la resistencia de la oposición", ha aplaudido el premio Nobel, quien también ha alabado un apoyo internacional que "crece".

Vargas Llosa ha afirmado que Maduro "se mantiene gracias al autoritarismo y a la represión sistemática", lo que se extiende también a la "farsa" de mayo, en alusión a las próximas elecciones presidenciales. Ha instado a "descalificar" un proceso que, en su opinión, "solo sirve para confirmar la dictadura".

Almagro ha ironizado en relación con la participación del opositor Henri Falcón, que desoyó el boicot de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) --la principal coalición opositora-- y presentó su candidatura. El jefe de la OEA cree que puede ser algo bueno para la MUD porque implica "separar el grano de la paja".

La OEA no ha podido enviar una misión electoral a Venezuela desde el año 2007, pese a que es la organización que "sabe de elecciones", según Almagro. "Cuando el régimen deja entrar a alguien, ese experto no es tan independiente", ha añadido, adelantándose a posibles informes "alejados de la realidad" que puedan servir al Gobierno venezolano para "hacer propaganda".

"TRISTE" PAPEL DE ZAPATERO

El proceso electoral en ciernes se ha convocado a pesar de que la oposición no llegó a ningún acuerdo con el Ejecutivo de Maduro en el último proceso de diálogo, desarrollado en República Dominicana, por lo que Vargas Llosa ha criticado el rol de los mediadores que ahora proponen a la MUD que acepte participar en los comicios.

El expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero participó como mediador en nombre de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y, según Vargas Llosa, ha tenido un "triste" papel en el proceso. "No era una persona neutral", ha denunciado, al considerar que tenía una relación "muy profunda" con el régimen chavista.

"Su intento de animar a la oposición a participar en el fraude ha delatado su parcialidad", ha añadido el escritor, quien ha hablado directamente de "farsa" para referirse a los comicios. "Unas elecciones limpias para Maduro significan su desaparición", ha apostillado.

Sin aludir a ningún caso concreto, Almagro también se ha referido precisamente a la labor de diversos expresidentes en defensa de determinadas posiciones en América Latina y ha admitido que, una vez "marcadas distancias con el interés nacional", es más fácil tomar partido por algún bando o reivindicación.

Por su parte, el diputado José Ramón García-Hernández, secretario de relaciones internacionales del PP, ha defendido la labor del Gobierno de Mariano Rajoy para apoyar la causa de la oposición venezolana y "llevar la palabra de los venezolanos por el mundo".

"La libertad se defiende tanto en Caracas como en Madrid", ha agregado García-Hernández, que ha atribuido la reciente expulsión del embajador español en Venezuela a los trabajos de Rajoy en aras de la democracia y al hecho, por ejemplo, de que "ha liderado la petición de sanciones en la UE".

CRISIS EN PERÚ

Vargas Llosa ha aludido a la crisis política abierta en Perú por las acusaciones contra el presidente, Pedro Pablo Kuzcynski, y la petición de cese formulada en el Congreso contra él. El escritor, que apoyó a Kuzcynski en los anteriores comicios, se siente ahora "traicionado" por él, después de que en diciembre indultase al exmandatario Alberto Fujimori.

Vargás Llosa ha afirmado que "el indulto al golpista" fue "un acto suicida, "un acto típico de ceguera latinoamericano". En este sentido, ha recordado que Fujimori es "el único dictador que ha sido juzgado en un tribunal civil, con todos los derechos", pero Kuzcynski ha recurrido a él tras verse "acorralado" políticamente.

El premio Nobel, no obstante, no ve riesgo "de que Perú retroceda a las dictaduras de antaño", en la medida en que el país parece haberse "vacunado" tras la etapa de Fujimori.