Alrededor de 1.500 milicianos y 6.000 familiares abandonarán el jueves Harasta para ser trasladados a Idlib

Contador
Publicado 21/03/2018 17:31:53CET

MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de 1.500 milicianos y 6.000 de sus familiares empezarán a abandonar el jueves la localidad siria de Harasta, situada en la región de Ghuta Oriental, en el marco de un acuerdo de evacuación, según ha informado la cadena de televisión libanesa Al Manar.

La cadena, vinculada al partido-milicia chií Hezbolá --aliado del Gobierno sirio en el conflicto--, ha señalado que los evacuados serán trasladados en dos grupos a la provincia de Idlib (noroeste), controlada por los rebeldes.

Fuentes opositoras citadas por la agencia británica de noticias Reuters indicaron horas antes que el grupo rebelde Ahrar al Sham, que controla Harasta, había acordado deponer las armas a cambio de una salida segura.

El Ejército sirio y las fuerzas aliadas han recuperado el 70 por ciento de la región de Ghuta Oriental, ubicada en los alrededores de Damasco, tras semanas de bombardeos que han dejado más de un millar de muertos.

La situación de cientos de rebeldes atrapados en Harasta, una de las principales ciudades de la región, empeoró después de que el Ejército lograra a principios de este mes dividir Ghuta Oriental en tres partes, aislando la ciudad de otras zonas.

Los acuerdos de evacuación se producen después de años de asedio y bombardeo que han sido una importante estrategia del Ejército sirio para obligar a los rebeldes a rendirse y ayudar al presidente de Siria, Bashar al Assad, a recuperar Alepo, Homs y otras zonas.

El acuerdo de Harasta aumentará la presión sobre los dos principales grupos rebeldes, Failaq al Rahman y Yaish al Islam para llegar a acuerdos. Sin embargo, han asegurado públicamente que rechazan la oferta de Rusia de abandonar el enclave y han prometido seguir luchando.

La derrota en el este de Ghuta marcaría el peor revés para la rebelión contra Al Assad desde que la oposición fue expulsada de la zona oriental de Alepo a finales de 2016, después de una campaña similar de asedio, bombardeos, asaltos terrestres y la promesa de una salida segura.