Alrededor de 378.000 niños rohingya se enfrentan a bajas temperaturas sin ropa de abrigo en Bangladesh

Campamento de refugiados rohingya en Bangladesh
SAVE THE CHILDREN
Publicado 21/12/2017 3:39:57CET

MADRID, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de 378.000 niños rohingya se enfrentan a las bajas temperaturas del invierno sin ropa de abrigo ni mantas en los campamentos de refugiados en Bangladesh, según ha advertido este miércoles la organización no gubernamental Save the Children.

La organización ha resaltado que los niños que se encuentran en estos campamentos y asentamientos improvisados necesitan de forma urgente ropa de abrigo, recordando que los meses de enero y febrero son los más fríos en el país.

Así, ha afirmado que "en los campamentos es común ver a niños descalzos, con ropa de algodón, pantalones cortos y camisetas", agregando que la mayoría duermen en el suelo dentro de estructuras de bambú con plásticos y mantas muy finas por encima.

Jaleda, una niña de once años que vive con su familia de once miembros en el campamento de Balujali, ha relatado que "es muy difícil dormir porque hace mucho frío por la noche". "No tenemos más opción que tirarnos en un colchón en el suelo y solo tenemos cuatro mantas. Tenemos tos y fiebre por culpa del frío", ha añadido.

Por ello, Bishnu Prasad Gotame, portavoz de Save the Children en Bangladesh, ha recalcado que la ONG va a entregar provisiones de invierno a personas con enfermedades crónicas, con discapacidad, familias con mujeres embarazadas, bebés y familias con personas mayores.

"Estamos en temporada de invierno y las temperaturas nocturnas pueden bajar hasta los 10 grados. Pese a que esta temperatura puede ser considerada leve en otras regiones del mundo, la falta de ropa de abrigo y las débiles estructuras de los refugios dificultan las condiciones de vida de las personas en los campamentos, especialmente la de los niños", ha apuntado Maria Tsolka, portavoz de Save the Children en el distrito bangladesí de Cox's Bazar, donde se asienta el mayor campamento de refugiados rohingya.

"Muchos de los niños tienen un sistema inmune ya debilitado y eso les hace ser más vulnerables ante enfermedades como infecciones de las vías respiratorias altas. Nos preocupan los niños que se ven obligados a dormir en el suelo", ha resaltado.

Alrededor de 650.000 rohingya han llegado como refugiados a Bangladesh huyendo de la campaña militar llevada a cabo por el Ejército de Birmania en el estado de Rajine (oeste) en respuesta a una serie de ataques de insurgentes rohingya a finales de agosto.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, afirmó el domingo que no descarta que la líder 'de facto' de Birmania, Aung San Suu Kyi, y el jefe de las Fuerzas Armadas del país, Aung Min Hlaing, sean imputados por genocidio.

Al Hussein denunció recientemente los "brutales, sistemáticos y generalizados" ataques de los que están siendo víctima los rohingya y no descartó que esta minoría musulmana de Birmania haya sido objeto de un "genocidio".

"Dada la escala de la operación militar, claramente habrían sido decisiones tomadas a un alto nivel", sostuvo el domingo, durante una entrevista concedida a la cadena de televisión británica BBC.

"Por razones obvias, si planeas cometer un genocidio no lo dejas por escrito y no das instrucciones", dijo, reconociendo que, si bien, "los requisitos para las pruebas son elevados", "no le sorprendería que en el futuro un tribunal llegara a esta conclusión a partir de lo que se puede ver".