Alrededor del 85% de la población de Faluya ha huido por los combates, según la Media Luna Roja iraquí

Actualizado 25/01/2014 2:35:30 CET

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Alrededor del 85 por ciento de la población de Faluya ha huido de la ciudad, acuciada por los bombardeos del Ejército iraquí y los enfrentamientos entre los milicianos del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL) y las tribus locales, según el representante de la Media Luna Roja en la provincia de Anbar, Ahmed al Dulaimi.

Los ciudadanos de Faluya que han decidido marcharse, según ha dicho Al Dulaimi a la agencia estatal de noticias iraquí, NINA, lo han hecho a otras localidades de la provincia de Anbar, cuya capital, Ramadi, también está siendo escenario de combates, a las regiones del Kurdistán y a otros países árabes.

La Media Luna Roja no puede garantizar la normalidad de las vidas de los ciudadanos de Faluya que se resisten a marchar pese los continuados esfuerzos por llegar a ellos, ha explicado Al Dulaimi.

Por ello, ha urgido a las organizaciones caritativas y humanitarias a que "intensifiquen" sus esfuerzos junto con la Media Luna Roja para suministrar ayuda a la población atrapada, especialmente material médico, agua y refugio.

Al menos 65.000 personas han huido de las ciudades de Faluya y Ramadi, al oeste de Bagdad, huyendo de la violencia, según ha indicado este viernes el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que ha precisado que desde principios de año hay más de 140.000 desplazados en la provincia de Anbar (centro).

CRECIENTE VIOLENCIA EN FALUYA

Al Maliki se ha negado este viernes ha mantener conversaciones con "terroristas" y ha criticado que aquellos que le piden que se siente a negociar con ellos "no pueden ser considerados socios en el proceso político".

La presión internacional, que ve con preocupación la irrupción de ISIL, vinculado a Al Qaeda, en Irak --sumido en una profunda crisis política-- y la de los otros partidos políticos iraquíes ha propiciado que algunos sectores sociales hayan pedido al Gobierno que negocie con los combatientes.

"¿Quieren que negociemos con los terroristas y los insurgentes locales?", ha interpelado el primer ministro iraquí, en respuesta a estas peticiones, para después reafirmar que la lucha contra el terrorismo es la principal de sus prioridades.

La inseguridad que reina en Faluya, ante el vacío de seguridad generado por la pasividad de la Policía local y la prohibición impuesta por las tribus leales a que el Ejército entre en la ciudad, ha provocado una masiva oleada de desplazados a otras regiones vecinas.

El ISIL, un grupo que también está activo en el conflicto sirio, se hizo con el control de Faluya con apoyo de otros grupos suníes el pasado 1 de enero. Asimismo, logró hacerse con el control de Ramadi, pero las fuerzas gubernamentales consiguieron recuperar la ciudad.

Estados Unidos e Irán han ofrecido su colaboración al Gobierno del primer ministro chií, Nuri al Maliki, para afontar la ofensiva del ISIL y las tribus locales, cuyo respaldo se divide entre la milicia islamista y el Ejército.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies