Un alto cargo de Hamás dice que el nuevo documento político no sustituye a su carta fundacional

 

Un alto cargo de Hamás dice que el nuevo documento político no sustituye a su carta fundacional

Publicado 11/05/2017 7:57:31CET

CIUDAD DE GAZA, 11 May. (Reuters/EP) -

El alto cargo del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) Mahmud al Zahar ha recalcado este miércoles que el nuevo documento político de la formación islamista no sustituye a su carta fundacional, que aboga por la destrucción de Israel.

"El compromiso de Hamás ante Dios fue liberar toda Palestina. La carta está en el centro de la posición (de Hamás) y el mecanismo de esta posición es el documento", ha indicado, durante un acto en Ciudad de Gaza.

Así, ha negado que la formación islamista esté intentando aproximar su postura a la de Al Fatá, agregando que "cuando alguien dice que Hamás aceptó las fronteras de 1967, como otros, es una ofensa".

"Hemos reafirmado los principios constantes y no modificables de que no reconocemos a Israel, no reconocemos las tierras ocupadas en 1948 como pertenecientes a Israel, y no reconocemos que la gente que vino aquí --en referencia a la comunidad judía-- posea esta tierra", ha dicho.

"Por ello, no hay contradicción entre lo que dijimos en el documento y el compromiso que alcanzamos ante Dios en nuestra carta (fundacional)", ha remachado Al Zahar.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, afirmó el domingo que Hamás "miente al mundo" con su último documento político, en un vídeo en el que arrugó el documento antes de tirarlo a una papelera.

En el mismo, habló de 'fake news' y de "distorsión de la realidad", haciendo referencia a medios que se han hecho eco de la noticia y recalcando que "el nuevo documento de Hamás dice que Israel no tiene derecho a existir".

"Dice que cada pulgada de nuestra tierra pertenece a los palestinos. Dice que no hay otra solución aceptable que no sea eliminar a Israel. ¿Por qué dice Hamás que hay un consenso sobre un Estado palestino más pequeño? Para destruir Israel más tarde", argumentó.

"Quieren usar su Estado para destruir nuestro Estado. Pasa de pedir el genocidio de todos los judíos, a únicamente la aniquilación de Israel. ¿Es eso progreso o moderación?", se preguntó Netanyahu.

El primer ministro israelí subrayó que "Hamás asesina a mujeres y niños, ha lanzado decenas de miles de misiles contra viviendas, lava el cerebro a niños palestinos en guarderías suicidas".

EL DOCUMENTO POLÍTICO

El 1 de mayo, el líder del brazo político de Hamás, Jaled Meshaal, anunció que su grupo acepta la creación de un estado palestino con las fronteras de 1967, aunque sin reconocer al Estado de Israel ni renunciar a ninguno de los derechos históricos del pueblo palestino.

"Sin comprometer su rechazo de la entidad sionista, Hamás considera el establecimiento de un Estado palestino totalmente soberano e independiente, con Jerusalén como capital sobre las líneas del 4 de junio de 1967, con el retorno de refugiados y desplazados a sus hogares de los que fueron expulsados como fórmula de consenso nacional", señala el documento.

El texto, que destaca que el conflicto en Palestina no es religioso, también afirma que la lucha de Hamás es "contra el proyecto sionista", no contra la religión judía ni los judíos, y recalca la diferencia entre los judíos y "los ciudadanos israelíes sionistas que ocupan las tierras palestinas".

En su carta fundacional de 1988, Hamás reclamaba todo el territorio del mandato británico de Palestina, que incluye al actual Israel. Además, reconocía su vinculación con los Hermanos Musulmanes de Egipto, una referencia que ahora desaparece.

En la guerra de 1967, Israel ocupó la Franja de Gaza y Cisjordania, incluida Jerusalén Este. Israel se retiró unilateralmente de Gaza en 2005, pero mantiene una importante población de colonos en los asentamientos de Cisjordania que dificulta la creación de un estado palestino como el que defiende el otro gran partido palestino, Al Fatá, desde hace años.

En respuesta, Al Fatá dijo que el nuevo documento no aporta nada nuevo. "Ser realista desde el punto de vista político es algo bueno si es dentro del marco de la unidad y del consenso nacional y si las políticas están en armonía con las resoluciones internacionales y no son ambiguas ni inconsistentes", afirmó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies