Un alto clérigo saudí apuesta por eximir a las mujeres de usar la abaya tradicional que cubre su cuerpo entero

Mujer musulmana con abaya
REUTERS / HAMAD I MOHAMMED
Actualizado 10/02/2018 15:41:21 CET

DUBAI, 10 Feb. (Reuters/EP) -

Un importante clérigo saudí ha declarado en televisión que las mujeres saudíes no tienen por qué usar las tradicionales túnicas de cuerpo entero, la abaya, para demostrar su fe, en unos comentarios que se insertan dentro de la última iniciativa para la occidentalización del país marcada por el príncipe heredero, Mohamed bin Salman.

El clérigo es Abdulá al Mutlaq, miembro del Consejo del Alto Consejo de Ulemas, el más importante cuerpo religioso del país. En su programa del viernes, Al Mutlaq indicó que "si más del 90 por ciento de las mujeres musulmanas piadosas en el mundo musulmán no usan las abayas, no deberíamos obligar a nuestras mujeres a usarlas"

Aunque estas declaraciones no indican necesariamente un cambio en la ley, los comentarios del religioso son los primeros que se escuchan en el país de una figura de su nivel y no se pueden tomar a la ligera.

De hecho, solo los clérigos del Alto Consejo de Ulemas pueden emitir edictos con rango de ley y hay que recordar que la ley islámica es la base del sistema legal de Arabia Saudí.

Lo cierto es que las mujeres saudíes han comenzado a usar abayas más coloridas en los últimos años, usando el azul claro y el rosa en marcado contraste con el negro tradicional. Los abayas abiertos sobre faldas largas o jeans también son cada vez más comunes en algunas partes del país.

La tendencia marca un cambio importante en los últimos años. En 2016, una mujer saudí fue detenida por quitarse su abaya en una calle principal de la capital de Riad. Los medios locales informaron de que fue detenida después de que se presentara una denuncia ante la Policía religiosa.

Recientemente, el reino ha visto una expansión en los derechos de las mujeres, como la decisión tomada para permitir a las mujeres asistan a eventos deportivos públicos mixtos y el anuncio de que Arabia Saudí les otorgaría el derecho a conducir.

Estos son algunos de los muchos cambios que el país ha experimentado en los últimos meses, aclamados como prueba de una nueva tendencia progresista en el reino musulmán, profundamente conservador.

A pesar de estos cambios, la nación todavía impone una profunda separación entre hombres y mujeres, comenzando por el sistema de tutela del país, que exige que un miembro masculino de la familia conceda permiso a una mujer para estudiar en el extranjero, viajar o realizar otras actividades.

El jueves, un grupo saudí de Derechos Humanos con sede en Londres, ALQST (Justicia), informó sobre la detención el mes pasado de la activista Noha al Balawi, interrogada sobre su participación en acciones en defensa de los derechos de las mujeres y los movimientos por los Derechos Humanos.