Amnistía insta a los gobiernos a proteger a los defensores de DDHH de "la escalada de asesinatos y desapariciones"

Mensaje en recuerdo de Berta Cáceres
REUTERS / JUAN CARLOS ULATE
Publicado 05/12/2017 8:14:39CET

MADRID, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

La ONG Amnistía Internacional ha instado a los gobiernos de todo el mundo a proteger a los profesionales y activistas defensores de los Derechos Humanos, ya que considera que la falta de protección "efectiva" ha dado lugar a "una escalada de asesinatos y desapariciones forzadas que se podrían prevenir".

El informe 'Ataques letales pero prevenibles. Asesinatos y desapariciones forzada de quienes defienden los Derechos Humanos' analiza las presiones de personas objeto de abusos bien sea por su ocupación --periodistas, abogados, sindicalistas--, por enfrentarse a "actores poderosos" y por "concienciar" sobre libertades y derechos.

La ONG Front Line Defenders cifró en 281 los activistas que fueron asesinados en 2016 en todo el mundo, casi un tercio más que el año precedente. Amnistía ha avisado en un comunicado de que "la cifra real podría ser mucho mayor", ya que es posible que muchas de las víctimas no sean identificadas como defensores de los Derechos Humanos.

Por este motivo, ha instado a todos los países a "dar prioridad al reconocimiento y protección de quienes defienden los Derechos Humanos", promoviendo por ejemplo la rendición de cuentas. "Es de la máxima importancia que los Estados transmitan de manera clara y pública el mensaje de que no se tolerarán estas violaciones", ha reclamado Amnistía Internacional.

La directora del programa global de la ONG sobre Defensores y Defensoras de los Derechos Humanos, Guadalupe Marengo, ha subrayado que "los brutales ataques que se documentan en este informe son el final lógico de una tendencia alarmante", ya que muchos líderes globales no sólo no protegen a este colectivo sino que le ponen "en una situación de mayor riesgo mediante campañas difamatorias, el uso indebido del sistema de justicia penal o presentándolos falsamente como personas que se oponen a los intereses nacionales".

IMPUNIDAD

Marengo ha llamado a poner fin al "desprecio" y revertir esta "peligrosa narrativa" para evitar casos como el de Natalia Estemirova, secuestrada y asesinada en julio de 2009 en Chechenia. Ocho años después, el crimen sigue sin resolverse.

"La impunidad es moneda común en las repúblicas del Cáucaso Norte y especialmente en Chechenia. La falta de justicia alimenta un círculo vicioso que permite que los responsables de las violaciones de derechos humanos sigan actuando con total libertad", ha apuntado Amnistía.

El informe también recoge otros casos de impunidad, como el de Xulhaz Mannan, activista sobre cuestiones LGBTIQ que murió apuñalado en 2016 en Bangladesh; el de Pierre Claver Mbonimpa, fundador de una ONG en Burundi y fallecido tras un tiroteo; y el de 'Los 4 de Duma', cuatro activistas sirios que fueron secuestrados por un grupo armado en diciembre de 2013 y de los que no ha vuelto a saberse nada.

Para Amnistía Internacional también es paradigmático el caso de la hondureña Berta Cáceres, una defensora de los derechos medioambientales y de los pueblos indígenas que murió asesinada en 2016 tras años de amenazas y ataques.

Su hija, Bertha Zúñiga, ha señalado que antes de la muerte de su madre ya existía "una alianza clara entre intereses comerciales, agentes de seguridad privada, autoridades del Estado y el crimen organizado".

"Como todas estas partes son cómplices en la muerte de mi madre, realizar una investigación exhaustiva resulta cada vez más difícil. Mi madre se merece justicia y es imperativo sacar a la luz la conspiración que tuvo lugar. Es fundamental para evitar más asesinatos", ha subrayado.